background preloader

Trabajo cooperativo

Facebook Twitter

Las 10 mejores webs para iniciarse en el aprendizaje cooperativo. Santiago Moll (Ciutadella de Menorca, 1973) es un firme defensor de la educación inclusiva, un apasionado de las nuevas tecnologías y un enamorado de la educación emocional.

Las 10 mejores webs para iniciarse en el aprendizaje cooperativo

“La educación es tiempo” resume a la perfección lo que entiende por Educación: un equilibro entre la Escuela del Hacer, centrada en el currículum y en los resultados, y la Escuela del Ser, capaz de poner su acento en la creatividad, la innovación, el talento y las competencias emocionales. En sus más de dieciocho años como profesor de secundaria ha intentado plasmar su pasión por la enseñanza con la convicción de que otra educación es posible. Como formador en centros educativos y de profesorado lleva a cabo formación presencial y online sobre modelos pedagógicos como el aprendizaje cooperativo y el flipped classroom, así como formación relacionada con la acción tutorial y la educación emocional aplicada al aula. Desde hace ahora tres años, compagina la docencia y la formación con la faceta de blogger. 1. 2. 3. 4.

Los roles más habituales en los grupos cooperativos. El aprendizaje cooperativo tiene cinco ingredientes que lo diferencian del trabajo en grupo clásico: la interdependencia positiva, la responsabilidad individual, la interacción frente a frente, las habilidades de grupo y el auto evaluación de los grupos.

Los roles más habituales en los grupos cooperativos

Los roles vienen a ser las actividades que se tienen que llevar a término dentro del grupo a fin de que pueda cumplir con la mayor eficacia con su misión (la ejecución de una tarea o la producción de un determinado material.) Esta lista de tareas, debidamente agrupadas (con una cierta coherencia interna) configura las actividades asignadas a los diferentes roles que el grupo debe asumir. Tener roles facilita que el grupo despliegue a la vez dos cosas básicas: aptitudes y actitudes, esto es, habilidades sociales y capacidades académicas.

Algunos de los roles más habituales de los estudiantes en los grupos cooperativos. Un recorrido por el aprendizaje cooperativo. Menudo, hablamos de que la red es un lugar de interacción, de colaboración e incluso de cooperación.

Un recorrido por el aprendizaje cooperativo

Muchas de las aplicaciones de al Web 2.0 se basan en compartir y favorecer el trabajo en equipo. ¿Y nuestras aulas? ¿Son cooperativas? ¿Utilizar las TIC nos asegura el trabajo cooperativo de nuestro alumnado? ¿En qué consiste el aprendizaje cooperativo? Crédito de la imagen Casi nadie pone en duda actualmente que el aprendizaje cooperativo es una de las estrategias metodológicas más adecuadas para favorecer el desarrollo de las competencias básicas y así se ha comentado, a menudo, en este blog.

Como decíamos al principio, el mundo de la Web 2.0 nos coloca en un escenario en el que, teóricamente al menos, se potencia el trabajo colaborativo. Por otro lado, una escuela que se considera inclusiva no puede basarse en planteamientos individualistas o competitivos. 3 Maneras de organizar grupos cooperativos en el aula.

Grupos cooperativos.

3 Maneras de organizar grupos cooperativos en el aula

El artículo de hoy tiene como finalidad darte a conocer de qué tres maneras se pueden organizar grupos cooperativos durante una sesión lectiva a través del modelo pedagógico del aprendizaje cooperativo. Este tipo de organización o distribución resulta verdaderamente efectiva para trabajar la ayuda mutua entre compañeros y fomentar así la inclusión de todos los alumnos de un mismo grupo clase. Enseñar a trabajar a tus alumnos en grupo, en equipo supondrá para ellos un profundo cambio en lo que se refiere a su aprendizaje. De ahí que sea tan importante que dicho cambio se lleve a cabo de manera pautada y progresiva. Creando grupos cooperativos que funcionan… Los que creemos en el flipped classroom sabemos que el tiempo del aula se aprovecha en muchas ocasiones para el trabajo cooperativo.

Creando grupos cooperativos que funcionan…

En este contexto, uno de los principales retos es el de crear grupos que funcionen y estén cohesionados. Según Johnson y col. (1998), en el aprendizaje cooperativo podemos encontrarnos con tres tipos de grupos de aprendizaje: El primer tipo de grupo son los grupos formales de aprendizaje, que serían aquellos que funcionan en un periodo desde una hora a varias semanas de clase. Los alumnos trabajan juntos para conseguir una serie de objetivos comunes. Es importante que todos los miembros del grupo completen la tarea y que tengan una participación activaEl segundo tipo de grupo serían los grupos informales de aprendizaje.

En función de ello, Mia MacMeekin nos proporciona una sencillos consejos para mejorar su funcionamiento. Cooperative Learning Returns to College: What Evidence Is There that it Works? Share This Story, Choose Your Platform! Aprendizaje cooperativo. Cómo formar equipos de aprendizaje en clase. Cinco consejos para trabajar con grupos en el aula. El trabajo colaborativo permite a tus alumnos interactuar y ejercitar la lógica, la comunicación oral, la capacidad de dialogar, la toma de decisiones, la cooperación y la construcción del propio aprendizaje, entre otras muchas destrezas, habilidades y valores que no solo les serán útiles en el aula sino a lo largo de toda su vida.

Cinco consejos para trabajar con grupos en el aula

Pese a las ventajas de este enfoque didáctico no siempre es sencillo aplicarlo en clase y lo primero que debes tener en cuenta son las claves básicas para organizar los equipos de trabajo de forma eficaz. Te damos cinco consejos para que te animes a trabajar con grupos en clase y consigas unos buenos resultados. 1.

Selecciona cuatro o cinco alumnos por grupo. Lo ideal para lograr un trabajo fluido y evitar problemas de organización es crear grupos que no sean demasiado grandes. Diez consejos para aplicar el aprendizaje colaborativo en el aula. El aprendizaje colaborativo se basa en el planteamiento de actividades en las que los alumnos tienen que trabajar en equipo e interactuar para conseguir un objetivo común.

Diez consejos para aplicar el aprendizaje colaborativo en el aula

Sus ventajas son muchas: convierte a los estudiantes en protagonistas de su propio aprendizaje, desarrolla sus competencias y habilidades, refuerza sus relaciones interpersonales y les permite adquirir un aprendizaje significativo. Te ofrecemos varios consejos y herramientas para introducir con éxito este tipo de método en el aula. Si quieres aplicar el aprendizaje colaborativo en tus clases, te recomendamos los siguientes consejos: 1. Establece las metas y objetivos de la actividad, de manera que los alumnos se sientan motivados y comprometidos a la hora de trabajar para conseguirlos.2. APRENDIZAJE COLABORATIVO CON aulaPlaneta aulaPlaneta presenta un entorno digital perfecto para desarrollar este tipo de aprendizaje en tus clases, ya que ofrece: ¿Qué piensas sobre el aprendizaje colaborativo? Viaje al centro del aprendizaje cooperativo. Ilustración elaborada por Jojo Cruz para el libro Viaje a la Escuela del Siglo XXI - Fundación Telefónica El aprendizaje cooperativo es un tipo de metodología pedagógica que permite tratar los contenidos y actividades del currículo a través de una experiencia grupal, habitualmente con roles claramente definidos.

Viaje al centro del aprendizaje cooperativo

La creciente complejidad del clima escolar de los centros educativos, con mayores niveles de disrupción y tasas de abandono escolar, plantean la necesidad de realizar una transformación del modelo de enseñanza tradicional, basado en la clase magistral y un alumnado con un rol pasivo en el aula. La incorporación de estrategias participativas podrían constituir una vía de solución al respecto y favorecer la motivación académica del alumnado. Si bien, solo una minoría de centros han comenzado a experimentar las ventajas de esta metodología, cada vez más escuelas y profesores se animan a utilizarla en sus aulas, tanto para la mejora del rendimiento académico como del clima social. Colaborar y cooperar no es lo mismo. Cooperar no es lo mismo que colaborar, aunque estos dos términos se han utilizado frecuentemente como sinónimos en el campo educativo.

Colaborar y cooperar no es lo mismo

Cooperar según el diccionario de la RAE (2001) es “obrar conjuntamente con otro u otros para un mismo fin”; colaborar, en cambio se define como “trabajar con otra u otras personas en la realización de una obra y “contribuir, ayudar con otros al logro de un fin”. Fuente de la imagen: Consultec En la cooperación, todas las personas han asumido el mismo objetivo, lo han hecho suyo; en la colaboración no es necesario que todos los que colaboran tengan los mismos objetivos. Controla los tiempos en tus actividades de trabajo colaborativo. Cuando realizamos actividades de trabajo colaborativo con nuestros alumnos, solemos dar un tiempo para que el alumno trabaje de forma individual.

Controla los tiempos en tus actividades de trabajo colaborativo

Posteriormente, si así lo hemos diseñado, dejamos otro intervalo de tiempo para la puesta en común por parejas para dar paso a posteriori al debate en grupo (suelen ser grupos de 4 alumnos) antes de la discusión en gran grupo (la clase). Según como lo diseñemos, las etapas del proceso están bastante definidas. En ese caso, y para poderlo llevar a cabo con éxito, tenemos que tener un control bastante exhaustivo de los tiempos; de lo contrario será difícil que podamos ver el resultado final según la programación.

Por esta razón, queremos compartir con vosotros una extensión de google Chrome que a modo de reloj nos permitirá controlar los tiempos de cada fase. Sabemos que en internet hay muchos relojes con "cuenta-atrás" pero muchas veces vienen rodeados de mucha publicidad y en ocasiones, no apta para nuestros alumnos. Controla los cambios en los documentos de trabajo colaborativo. Si algo fuese digno de mención a la hora de hablar de Google Apps es sin duda la posibilidad de trabajar de forma colaborativa: varios usuarios editando un mismo documento al mismo tiempo. Es una gran virtud que tiene la plataforma de Google, aunque siempre insistimos que es necesaria cierta organización a la hora de hacer uso de ellas o al menos disponer de las herramientas necesarias para tener un control directo sobre ellas.

A modo de ejemplo, si yo soy el autor de un documento, y hemos dado de alta a una serie de usuarios para que sean editores (esto es, que puedan modificar el documento), quizás nos llegue a interesar saber (a mi o al resto de los editores) en qué momento se han hecho modificaciones en el documento, bien porque estemos a la espera de cerrar un epígrafe del documento, o bien porque estemos esperando la corrección por parte de un usuario, o simplemente, por monitorizar la actividad que está teniendo el propio documento en cada momento.