background preloader

Recetas

Facebook Twitter

Como preparar unos crackers de trigo sarraceno sin gluten. Crackers de trigo sarraceno Y si os digo que estos crackers de trigo sarraceno han sido mi salvación ¿cómo os quedáis?

como preparar unos crackers de trigo sarraceno sin gluten

Pues así es. Como no puedo comer nada que lleve levadura ni gluten, pues es lo más parecido al «pan» que puedo comer y, la verdad, me encantan. En casa los preparamos cada semana. Receta de mini quiches de trigo sarraceno prebióticas. El trigo sarraceno es una semilla verdaderamente versátil, ya que con tan solo unas horas de remojo se ablanda muchísimo y triturándolo obtenemos una masa que nos permite hacer múltiples preparaciones: crepes y quiches veganas, tortitas, pudins, etc.

Receta de mini quiches de trigo sarraceno prebióticas

En esta ocasión, vamos a hacer unas mini quiches de trigo sarraceno, con col kale y tomate seco, rápidas de hacer y lo mejor de todo, aguantan muy bien en el frigorífico (hasta 5 días), por lo que son muy prácticas para tu próximo batch cooking. Trigo sarraceno: la semilla rica en flavonoides que reduce el colesterol. Hamburguesas de trigo sarraceno. Post disponible en: Català Estas hamburguesas de trigo sarraceno te sorprenderán!

Hamburguesas de trigo sarraceno

Están deliciosas y te aportarán todas las propiedades del trigo sarraceno. También conocido como alforfón, el trigo sarraceno es un pseudocereal muy interesante a nivel nutricional por su contenido en proteínas, fibra y minerales. Además, no contiene gluten por lo que es apto para celíacos. Kofte (albóndigas turcas de ternera) Menú para hoy: la lechuga no sirve solo para ensaladas. Vivimos tiempos convulsos.

Menú para hoy: la lechuga no sirve solo para ensaladas

Quién nos iba a decir que terminaríamos haciendo yoga en casa, cocinando como si fuésemos el catering de un crucero y haciendo Skypes hasta con los compañeros de la EGB (sí, aquí una tiene su edad). Llevamos ya unos días de confinamiento y es más que probable que se te empiecen a acumular productos frescos que te piden a gritos que te los comas. Sabes que en esta casa de bien que es El Comidista, podrás encontrar multitud de recetas para aprovechar excedentes, ideas de platos que sueles pedir pero puedes hacer en casa, inspiración para cocinar barato o recetas para reducir el desperdicio de alimentos, como la que te propongo hoy.

Sigue leyendo y verás. Crema de lechuga y guisantes. Bolitas fritas de calabacín y zanahoria. Muy buena receta Mikel!

Bolitas fritas de calabacín y zanahoria

RÖSTI DE PATATA Y ZANAHORIa con requesón. Más que un plato en sí, hoy traemos un acompañamiento diferente, algo que nos parece especialmente necesario en un país en el que no fardamos mucho de ellos: en los menús del día de media península no pasamos de la patata frita, el arroz blanco o la tríada lechuga-tomate-cebolla cuando se busca una versión más ligera.

RÖSTI DE PATATA Y ZANAHORIa con requesón

Nuestra propuesta proviene de la fría Suiza y originariamente se freía en manteca, pero como vamos de sanotes hemos hecho una versión más mediterránea con aceite de oliva. Es perfecto para servir con carnes asadas y pescados, pero no queremos cortarle las alas a nadie -empezando por nosotros mismos-: tiene tantas posibilidades que incluso lo podemos convertir en un aperitivo resultón con un poco de mató o requesón.

¿De qué va la cosa? Para los más facilones sería una especie de tortilla de patata sin huevo. Tiene una preparación un poco laboriosa que requiere de algo de tiempo, como casi todo lo bueno. Dificultad Ingredientes Para 10 rostis Preparación. Pollo pibil. La de hoy es una de esas recetas que pruebas cuando viene gente a comer a casa y además es fácil y asequible, lo que la convierte en una triunfada total.

Pollo pibil

Nos vamos a inspirar en unos de los platos de comida callejera más famosos de la región mexicana del Yucatán, la cochinita pibil. La cochinita pibil sería una versión del pulled pork al estilo mejicano (y, seguramente, previa a este). El término ‘pibil’ se usa cuando algo está cocinado en un ‘pib’ Maya, un horno enterrado en el suelo en cuyo interior se cocina el alimento cubierto por piedras ardiendo durante unas cuantas horas. Pero tranquilos: si no tenemos uno de estos ‘pib’ en el jardín trasero de casa, con un horno nos bastará. Otro elemento que dejamos al libre albedrío es el uso de la hoja de plátano para la cocción, que aporta un ligero toque ahumado.

En el giro de tuerca de esta semana sustituimos la carne de cerdo por pollo, con lo que tendremos un resultado perfecto en menos tiempo y una digestión más fácil. Dificultad. Menú para hoy: tarta sin horno de limón y galletas. Confinamiento con hijos pequeños (y no tan pequeños).

Menú para hoy: tarta sin horno de limón y galletas

Aquí va la onomatopeya que más usan los papás y las mamás para describirla; buf. A estas alturas ya nada sirve, ni siquiera la barra libre de pantallas; bendita hora diaria de paseo para desahogar. Por eso, hoy en El Comidista os presentamos una tarta fría que podéis elaborar con vuestros benjamines y que, tachán, tachán, no requiere de levadura, ni de horno ni de ningún utensilio eléctrico. Aquí va el cuento que acompaña a la receta y que se puede utilizar para engatusarles y arrastrarles hasta la cocina. ¡Suerte y ánimos! Ensalada marroquí de calabacín. Como todo en la vida, salvo la tortilla de patatas y los 'snatch games' de 'Ru Paul's Drag Race', el calabacín tiene sus pros y sus contras.

Ensalada marroquí de calabacín

Por un lado, es una de las hortalizas que menos curro da: basta con lavarlo, picarlo, echarlo a la sartén y en pocos minutos lo tendrás listo. Por otro, no destaca por llevar el festival del sabor a tu plato, y sus detractores se quejan de que es más intrascendente que Eva González en Masterchef. A mí, personalmente, me gusta. Acelgas a la vasca. Trinxat de brócoli y acelgas.

Cierra los ojos y vuelve a la infancia por un momento.

Trinxat de brócoli y acelgas

¿Qué sabores se te vienen a la cabeza? A mí, aparte del gazpacho y el pisto, el puré de patatas de mi madre. Es algo directo, casi instintivo: los días que le ponía bacon -no al gazpacho ni al pisto, obviamente-, el placer ya era estratosférico. Por eso aluciné pepinillos el día que descubrí el trinxat, ese plato catalán -concretamente originario de la Cerdaña-, hecho a base de patata, col de invierno y panceta curada.