background preloader

HORACIO QUIROGA

Facebook Twitter

UNA ESTACION DE AMOR HORACIO QUIROGA. Elpotrosalvaje. La Muerte De Isolda de Horacio Quiroga (texto completo) Concluía el primer acto de _Tristán e Isolda_.

La Muerte De Isolda de Horacio Quiroga (texto completo)

Cansado de la agitaciónde ese día, me quedé en mi butaca, muy contento con la falta devecinos. Volví la cabeza a la sala, y detuve en seguida los ojos en unpalco balcón. Evidentemente, un matrimonio. El, un marido cualquiera, y tal vez porsu mercantil vulgaridad y la diferencia de año con su mujer, menos quecualquiera. Ella, joven, pálida, con una de esas profundas bellezasque más que en el rostro, aún bien hermoso, están en la perfectasolidaridad de mirada, boca, cuello, modo de entrecerrar los ojos.Era, sobre todo, una belleza para hombres, sin ser en lo más mínimoprovocativa; y esto es precisamente lo que no entenderán nuncalas mujeres. La miré largo rato a ojos descubiertos porque la veía muy bien, yporque cuando el hombre está así en tensión de aspirar fijamente uncuerpo hermoso, no recurre al arbitrio femenino de los anteojos. Comenzó el segundo acto. --Se conocen--me dije--y no poco. --Final de idilio--me dije melancólicamente.

--¡Nada! Claves de lectura - Horacio Quiroga (Cuentista) A la Deriva- Horacio Quiroga. Biografía y "EL ALMOHADÓN DE PLUMAS" LA GAMA CIEGA. Anaconda (Cuento de H. Quiroga) - Animación. A la Deriva - Adaptación del cuento de Horacio Quiroga. Cuentos para imaginar: Las medias de los flamencos - Canal Pakapaka. La gallina degollada narrada por Alberto Laiseca. Cuentos de Terror La Gallina Degollada Horacio Quiroga. Viva la pelota - Cuento "La Abeja Haragana". Horacio Quiroga: El Loro Pelado (Serie Textos Narrados)

Cuentos de la selva 2010 latino- Peliculas Completa En Español. Audio Cuentos. QUIROGA HORACIO Cuentos de la Selva. La abeja haragana. Cuento digital «El almohadón de plumas» de Horacio Quiroga. El loro pelado, Horacio Quiroga (1879-1937) ¡Buenas!

El loro pelado, Horacio Quiroga (1879-1937)

Hoy es martes, noviembre 22, 2016 y son las 8:44 pm Horacio Quiroga (1879-1937) EL LORO PELADO (Cuentos de la selva, 1918) Había una vez una bandada de loros que vivía en el monte. De mañana temprano iban a comer choclos a la chacra, y de tarde comían naranjas. Literatura .us Mapa de la biblioteca | Aviso Legal | Quiénes Somos | Contactar. El hombre muerto - Horacio Quiroga - Ciudad Seva - Luis López Nieves. El hombre y su machete acababan de limpiar la quinta calle del bananal.

El hombre muerto - Horacio Quiroga - Ciudad Seva - Luis López Nieves

Faltábanles aún dos calles; pero como en éstas abundaban las chircas y malvas silvestres, la tarea que tenían por delante era muy poca cosa. El hombre echó, en consecuencia, una mirada satisfecha a los arbustos rozados y cruzó el alambrado para tenderse un rato en la gramilla. Mas al bajar el alambre de púa y pasar el cuerpo, su pie izquierdo resbaló sobre un trozo de corteza desprendida del poste, a tiempo que el machete se le escapaba de la mano. Mientras caía, el hombre tuvo la impresión sumamente lejana de no ver el machete de plano en el suelo. Ya estaba tendido en la gramilla, acostado sobre el lado derecho, tal como él quería.

El hombre intentó mover la cabeza en vano. No han pasado dos segundos: el sol está exactamente a la misma altura; las sombras no han avanzado un milímetro. Va a morir. El hombre resiste -¡es tan imprevisto ese horror! ¡Muerto! El almohadon de plumas de Horacio Quiroga (texto completo) Su luna de miel fué un largo escalofrío.

El almohadon de plumas de Horacio Quiroga (texto completo)

Rubia, angelical y tímida, elcarácter duro de su marido heló sus soñadas niñerías de novia. Loquería mucho, sin embargo, a veces con un ligero estremecimientocuando volviendo de noche juntos por la calle, echaba una furtivamirada a la alta estatura de Jordán, mudo desde hacía una hora. El,por su parte, la amaba profundamente, sin darlo a conocer. Durante tres meses--se habían casado en abril--vivieron una dichaespecial. Sin duda hubiera ella deseado menos severidad en ese rígidocielo de amor, más expansiva e incauta ternura; pero el impasiblesemblante de su marido la contenía en seguida. La gama ciega, Horacio Quiroga (1879-1937) ¡Buenas!

La gama ciega, Horacio Quiroga (1879-1937)

Hoy es martes, noviembre 22, 2016 y son las 6:07 pm Horacio Quiroga (1879-1937) LA GAMA CIEGA (Cuentos de la selva, 1918) Había una vez un venado —una gama— que tuvo dos hijos mellizos, cosa rara entre los venados. Un gato montés se comió a uno de ellos, y quedó sólo la hembra.