background preloader

DUELO

Facebook Twitter

¿En qué se diferencia un duelo normal de un duelo complicado? "El duelo es saber que todo volverá a ir bien pero nada volverá a ser igual" MAYTE AMORÓSPalma Actualizado Domingo, 11 noviembre 2018 - 17:56 La sociedad actual no nos permite sufrir.

"El duelo es saber que todo volverá a ir bien pero nada volverá a ser igual"

Intervención psicológica del duelo patológico. Práctica Clínica. En esta guía clínica, te explico paso a paso en qué consiste la intervención psicológica del duelo patológico, las características específicas para su evaluación e intervención y cómo ponerla en práctica.

Intervención psicológica del duelo patológico. Práctica Clínica

Como punto de partida, lo primero que tienes que saber sobre la intervención psicológica del duelo patológico es que el objetivo no es hacer olvidar a la persona, familia o pareja a su ser querido, sino tratar de que se adapte a la pérdida, respetando siempre el ritmo personal del doliente. Es importante que tengas en cuenta que el duelo de una persona, familia o pareja no se parece al de ninguna otra, ya que las variables que influyen en dicho proceso son múltiples, las cuales determinarán las reacciones emocionales, cognitivas, relacionales, físicas y comportamentales y su adaptación al duelo.

El Duelo tras una Muerte por Suicidio: los Supervivientes. - Blog de Psicología del Colegio Oficial de la Psicología de Madrid. Este artículo pretende arrojar un poco de luz sobre una realidad aún más silenciada que la muerte por suicidio.

El Duelo tras una Muerte por Suicidio: los Supervivientes. - Blog de Psicología del Colegio Oficial de la Psicología de Madrid

Quiero dar a conocer la dura realidad de quienes quedan, de los familiares y allegados de personas que un día tomaron la decisión de suicidarse y lo lograron. Estas personas, auto-denominadas supervivientes, tienen un duro recorrido por delante para reconstruir sus vidas y lograr volver a encontrar un significado a ese futuro en el que la persona querida ya no estará. A los que nos dejaron sin poder decir adiós.

Los que ya no están duermen en lo más hondo de nuestro corazón, pero muchas de esas ausencias siguen siendo abismos de dolor en nuestra memoria: porque nos dejaron sin poder darles un adiós, se fueron sin un “te quiero” o puede que incluso sin un “lo siento”.

A los que nos dejaron sin poder decir adiós

Esta angustia vital dificulta en muchos casos el adecuado proceso del duelo. La muerte, debería ser como una despedida en el andén de un tren. Ahí donde disponer de un breve intervalo de tiempo donde tener esa última conversación, donde ofrecer un largo abrazo y dejar ir con un hasta luego sosegado, teniendo plena confianza de que todo va a ir bien. Sin embargo, nada de esto es posible. Los que nos dejaron no están ausentes, los mantenemos en cada latido de nuestro corazón, reposan en nuestra mente y nos dan fuerza cada día mientras los honramos con una sonrisa… Anne Morrow Lindberg, célebre escritora y aviadora de principios del siglo XX, explicaba en su biografía que el dolor, al contrario de lo que piensan muchos, no es universal.

Cómo superar el duelo cuando no has podido despedirte. La ansiedad por no poder acompañar a los enfermos y fallecidos es otro efecto secundario de la crisis del coronavirus Actualizado 31/03/2020 10:20 La crisis del coronavirus nos obliga a enfrentar la muerte como algo que puede pasar en cualquier momento en nuestro entorno más cercano.

Cómo superar el duelo cuando no has podido despedirte

Cuando alguien amado muere, pasa de vivir entre nosotros a vivir en nosotros - Rincon del Tibet. Los que han tenido que afrontar la muerte de un ser querido, podrán entender la sensación de vacío, las fuerzas mermadas y el dolor que la ausencia física de alguien trae consigo.

Cuando alguien amado muere, pasa de vivir entre nosotros a vivir en nosotros - Rincon del Tibet

El no poder sentir más nunca su presencia, sus abrazos, no poder ver su sonrisa, no poder escuchar su voz, nos llena muchas veces de impotencia ante lo que definitivamente no podemos cambiar. La muerte es lo único seguro, pero para lo que muy pocos tienen una adecuada bienvenida. Nos resistimos, lloramos, nos llenamos de rabia y finalmente luego de cada una de las fases de nuestro duelo, quizás terminamos aceptando que ese ser especial ya no está más entre nosotros. Pero para nuestra fortuna, en algún momento podemos notar, que ese ser especial no podemos abrazarlo, pero que de alguna manera está más cerca de nosotros que antes. "Llora, corazón, pero no te rompas."... - Instituto de Neurociencias de Puebla.

La travesía más dura: aprender a vivir tras la muerte de un hijo. El Atlántico.

La travesía más dura: aprender a vivir tras la muerte de un hijo

Conil. Escribir. Quedar con los amigos de Alberto. Esparcir sus cenizas en los lugares donde él más disfrutaba. Retazos de la vida que Carlos Fresneda va componiendo desde que el mundo se le paró el 18 de junio de 2018. Cada año, unos 2.000 niños y adolescentes mueren en España. Carlos y Olga llevan cuatro años de camino. El golpe. Cuando la muerte de un hijo llega de repente, la conmoción y la incredulidad arrasan como un tsunami. Para los familiares de un menor que se suicida – y el suicidio es la primera causa de muerte entre los adolescentes españoles – a la pena y el dolor se une un sentimiento de incredulidad y culpa aún más grandes si cabe.

¿Es distinto el duelo por una víctima del Coronavirus? Cuando muere alguien que está lejos. Pilar Pastor, psicóloga de FMLC Vivimos en un momento de muchísima movilidad.

Cuando muere alguien que está lejos

La búsqueda de oportunidades, de una vida mejor, la necesidad de cambio… lleva a miles de personas a emigrar de sus hogares para probar suerte en otras ciudades, otros países e incluso otros continentes. En este contexto, ¿qué ocurre cuando fallece alguien de la familia estando lejos? ¿Qué características tiene este duelo en la distancia? Una de las principales complicaciones que atraviesa un doliente que se encuentra lejos de su familia cuando se produce una pérdida es la lucha contra el sentimiento de incredulidad.

Asumir la realidad de la pérdida El encuentro frecuente con la realidad de la ausencia en el día a día (por ejemplo, entrar en casa y darnos cuenta de que el fallecido ya no está) facilita la asimilación. "El duelo es saber que todo volverá a ir bien pero nada volverá a ser igual"