background preloader

Escuela Rural

Facebook Twitter

“Los resultados de la escuela rural son invisibles” El medio millar de vecinos de Alpartir comenta que fue un premio gordo de lotería. Algunos modernos le definirían como un dinamizador cultural, porque su impulso alcanza mucho más allá de los alumnos del Colegio Ramón y Cajal y sus familias. Juan Antonio Rodríguez (Granada, 1974) prefiere presentarse como “maestro rural”. Pero no es uno cualquiera. En la década que lleva al frente del colegio de Alpartir, este centro ha recibido, entre otras distinciones, la medalla de oro de la Educación Aragonesa, el premio SIMO a la Innovación Educativa y el premio a la Conciencia Medioambiental de la Unesco.

¿El curso se prepara de forma diferente desde una escuela rural? Se prepara distinto que un colegio grande, desde luego. ¿Hay solución para ese primer problema, tan enquistado en los colegios de municipios pequeños? Vamos a ser optimistas y pensar que sí hay soluciones. Cuando se habla desde los despachos, en general. Esos niños de las escuelas rurales son los que van después a los institutos. Así enseñamos los maestros rurales en aulas que juntan a niños de entre 3 y 12 años. En la escuela de San Miguel de Valero, un pueblo salmantino de unos 350 habitantes, tenemos la certeza de que las clases empiezan a las 9.30. Lo que pasa a continuación, en parte, es una sorpresa. Porque durante la primera media hora, mis 11 alumnos y alumnas, de edades entre los 3 y los 12 años, se sientan sobre unos cojines alrededor de una alfombra y nos contamos cosas. A veces, un niño trae un objeto para enseñárselo a los demás. Otras, comentamos el recorte de periódico que ha traído un compañero.

Y, otras veces, sencillamente, nos contamos cómo estamos. Si se les deja, los niños saben leer muy bien las emociones. A la gente le extraña que en las escuelas rurales puedan convivir personas de edades tan diversas, pero yo lo encuentro enriquecedor. Como maestra, este sistema multinivel o escuela unitaria, que así se le llama técnicamente, también está lleno de alegrías. Y la disparidad de edades no lastra el rendimiento de ninguno. -¿Y cuánta gente cabe en un avión? -Unos doscientos. Escuela Rural Liérganes. Un Plan Provincial de Escuela Rural debe garantizar su calidad y viabilidad. Casi un centenar de personas, exactamente 87 (39 niños y 48 adultos) respondieron ayer a la convocatoria del II Encuentro en Defensa de la Escuela Rural, en San Miguel de Valero, organizado por la Asociación de Familias Los Jarales con la colaboración de la Federación de Ampas de Centros Públicos (Fedampa) ; y cuyo objetivo, en esta segunda edición, era dar los primeros pasos para la elaboración de un Plan Provincial de Escuela Rural.

El programa de esta jornada, que se desarrolló de 10:00 a 18:30 horas, incluía actividades para niños, con el fin de que pudieran acudir las familias completas, de ahí que se desarrollara en diferentes espacios; uno para los más pequeños, donde disfrutaron de una jornada lúdica que comenzó con la actuación de Arturo y Laura de Mayalde, que realizaron con los niños un taller de panaderas y ritmos populares; y que continuó con diversos juegos en el centro multiusos del municipio. El otro espacio, destinado a los mayores, acogió dos mesas de trabajo. "El lápiz, la nieves y la hierba" - teaser.

Escuelas rurales, el germen de la mejor enseñanza. Estas pequeñas escuelas rurales o centro unitarios, de 3 a 10 años, con menos de 30 niños, son auténticos laboratorios de innovación educativa y superan a cualquier otro colegio, por muy equipado que esté. No las abandonemos Si en España se respetaran y mantuvieran las escuelas rurales, hasta Finlandia nos envidiaría por nuestro sistema de enseñanza. Pero no. Con la disculpa de que no hay suficientes niños, se agrupan en centros masivos y se arregla con el transporte, como ovejas desde su apartado domicilio. Y eso cuando hay transporte. Otro negocio de las empresas en connivencia con políticos, directores generales, y demás gentuza dedicada al mangoneo, que consideran la enseñanza como un gasto y no como una inversión.

Inversión social, el seguro de un país para un futuro en progreso. Según expertos y sindicatos, “el cierre de centros unitarios es un atentado contra las zonas rurales”. Hay muchas ventajas, entre ellas: - Favorece la experimentación y la pedagogía activa. Escuela rural 2. Escuela rural. Alpartir, un espacio de convivencia. [CRA ALTA RIBAGORZA] Informe PISA: Los profesores y la escuela rural, claves del éxito de Castilla y León. Centenares de analistas pasarán los próximos meses escrutando los porqués de los resultados de la última edición del informe PISA, la evaluación de educación más conocida del mundo. El Ministerio de Educación español —“muy satisfecho” con unos resultados nacionales que apenas han variado en 15 años y la sitúan en mitad de la tabla de los países evaluados—, mirará con lupa el caso de Castilla y León, una región en la que también gobierna el PP y que se ha convertido en el paradigma del éxito.

Es la primera de España en ciencias (la materia que pesa más en esta edición) y en comprensión lectora y ocupa el segundo lugar en matemáticas, por detrás de Navarra. Y todo pese a no ser una de las regiones más ricas (tiene 1.300 euros menos de renta que la media nacional) ni de las que más invierte en educación (aunque está casi mil euros por encima de la media en gasto por alumno). En línea con Finlandia Lo mismo considera Miguel Recio, responsable de estudios estadísticos de CC OO. 302. Maestros rurales: el milagro de la escuela mínima. Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Aceptar Leer más Cookies. Escuelarural.net - Un espacio colectivo desde y para la escuela rural Porque QUEREMOS una educación pública Porque CREEMOS en la escuela rural.

“Ser un CRA es una ventaja: ratios más bajas, niveles mezclados, cercanía con las familias y el reconocimiento de las instituciones de la zona” Daniel Sánchez Caballero 21/12/2017 Enlarge Cuando Daniel Esteban llegó al Centro Rural Agrupado (CRA) Los Olivos, repartido entre Valdarecete, Brea de Tajo, Valdelaguna y Villamanrique de Tajo, en la Comunidad de Madrid, casi automáticamente se convirtió en el profesor más veterano: ninguno quería quedarse en esta remota zona de Madrid, la más pobre de la región, a una hora en coche de la capital, y cada año se iban todos.

Vio su oportunidad. “Quería ser director y realizar mi propio proyecto educativo”. Hoy, 15 años después, el CRA Los Olivos se ha convertido en una referencia para las escuelas rurales, al menos de Madrid, y Esteban acude a ferias como SIMO a contar cómo ha conseguido que el 90% de la plantilla sean ahora funcionarios con plaza y que tenga lista de espera de interinos para acudir al centro.

¿Cómo se logra que los profesores quieran ir a un CRA y quedarse? ¿Qué es Somos teCnoRurAles? Se basa en tres ejes que son los mismos de la carta de servicios y el proyecto educativo. Un día en una escuela rural. ¿Cómo es un día en una escuela rural? Algunas de sus características principales, como trabajar en grupos pequeños, la mezcla de edades o el contacto con el entorno natural son hoy reivindicadas por quienes persiguen un verdadero cambio en las escuelas.

Si además sus docentes han llevado a cabo una profunda reflexión sobre los fines de la educación y las diferentes metodologías, el resultado es tan inspirador como el que las responsables del Centro Rural Agrupado Antía Cal han compartido en este artículo. En nuestra escuela trabajamos con un objetivo firme, el del respeto por uno mismo, por los demás y por el contorno y por esto concebimos así el desarrollo de nuestra jornada: Nosotras, las adultas llegamos a la escuela al menos 15 minutos antes para asegurarnos que el espacio esté preparado para recibir a nuestras pequeñas y pequeños. Las puertas se abren a las 9, las pequeñas y pequeños entran con sus familias. Las personas adultas tienen un rol de acompañantes, no directivo. Ecología y enseñanza rural. Desde diferentes puntos de vista, la escuela rural tiene una importancia fundamental para el desarrollo. En esto coinciden expertos y autoridades educativas y las mismas comunidades campesinas.

Sin embargo, las condiciones concretas en que los profesores rurales realizan día a día su tarea docente, se caracterizan por sus limitaciones y carencias. Los profesores se sienten impotentes para superar por sí mismos los problemas que afectan a la escuela rural y a su propio desempeño. Las dificultades que deben enfrentar generan actitudes pesimistas, que, involuntariamente, contribuyen a una rutina educativa que produce limitados resultados pedagógicos. Para superar los problemas es imprescindible adoptar un enfoque renovado. Para diseñar la orientación y el contenido que debe tener cualquier medida correctiva que se adopte, se requiere: 1) Destacar y valorar la misión de la escuela rural, en el marco del sistema educativo nacional y las características sociales propias de cada realidad. 1. 2.