background preloader

Opinión

Facebook Twitter

Donde el odio te lleve – El Fémur de Eva. En la puerta tengo a mil como tú. La semana pasada, El Confidencial publicó un artículo sobre la situación de los stagiers en los restaurantes más prestigiosos de España.

En la puerta tengo a mil como tú

Para las que andemos perdidas, un stagier es, en francés, un “aprendiz de cocina”. En dicho artículo, varios ex-aprendices narran sus experiencias, que incluyen jornadas de como mínimo 12 horas, sin apenas descansos, con muchísimo estrés y en su inmensa mayoría sin remunerar. Esto tampoco dista demasiado de las experiencias que hemos podido vivir quienes hemos trabajado en el sector a mucho más bajo nivel, donde las horas infinitas a cambio de un suelo ínfimo (y en negro) son el pan de cada día, sobre todo cuando el curro es temporal, como los meses de verano.

Vídeo: Corrupción: Abandonemos toda esperanza. El marrón de la abstención. EL PAÍS Semanal. CUANDO Obama ocupó la Casa Blanca hace casi ocho años, se encontró con un problema inesperado, mucho más grave que su raza o su poco definida religión: no tenía perro.

EL PAÍS Semanal

Hubo de comprarse uno a toda prisa, porque en los Estados Unidos hace mucho que se llegó a la peregrina conclusión de que quien carece de perro es mala persona. Delito de ficción. Aclaremos conceptos desde el principio.

Delito de ficción

Hasta donde sabemos por el propio auto del juez, la sinopsis de la obra y las explicaciones de quienes vieron la pieza, la función de títeres por la que dos titiriteros están en prisión sin fianza no pretendía exaltar el terrorismo sino denunciar el uso que del terrorismo hace en ocasiones el poder para criminalizar toda disidencia.

Los titiriteros no exhibieron pancartas en apoyo a la banda terrorista, no hicieron ningún tipo de proclama en favor de la banda. Todo lo que se juzga ocurría dentro de la ficción de la obra de guiñoles. No cabe ninguna duda de que la función en cuestión era inapropiada para un público infantil. El hecho de que fuera programada para niños y niñas es un error por el que deben responder tanto los programadores como la compañía en caso de que esta no hubiera avisado a los responsables de la naturaleza de la pieza. Rajoy renuncia pero no dimite. Mariano Rajoy renuncia pero no dimite.

Rajoy renuncia pero no dimite

Se escapa del Congreso pero se queda en La Moncloa. Quiere conservar sus derechos, aunque se fume un puro con sus obligaciones. En una decisión sin precedentes y bastante impresentable, el presidente en funciones acaba de decirle que no al jefe del Estado. Una negra en el Congreso. Discapacitados, un rastafari e incluso una negra.

Una negra en el Congreso

Valiente aberración. Qué se creen estos. ¿Que nuestras cámaras de representación han de ser un reflejo real de la sociedad? ¿Que en el Congreso o Senado pueden entrar personas de distinta condición vestidas de diario a defender los intereses de sus conciudadanos? 'Un príncipe para tres princesas' es una lección permanente de cómo hacer buena televisión. Imagen vía.

'Un príncipe para tres princesas' es una lección permanente de cómo hacer buena televisión

Hay ideas que nunca me cansaría de repetir. Por ejemplo, que la edición, el montaje y la post producción que sale de las oficinas de Eyeworks, la productora de "Un príncipe para tres princesas", se tendría que estudiar de forma obligatoria en cualquier facultad de Comunicación Audiovisual. Es una lección permanente de cómo hacer televisión creativa e ingeniosa, con toda la intención del mundo, a partir de la nada, así como un ejemplo inmejorable para ilustrar y explicar a quienes desean dedicarse a esto cómo es posible conseguir una relación de máxima fidelidad y entendimiento entre forma y fondo. Es una manera de hacer televisión fresca, rompedora y desvergonzada, y solo por eso ya merece todo el respeto y la admiración. Pero es que además de todo eso, ya de por sí digno de estudio y análisis, el de ayer fue un programa escandalosamente divertido, desternillante, una invitación permanente al lloro y la carcajada inesperada.

Nos seguimos ahogando. Pasan los meses y uno empieza a creer que lo único que consiguió la imagen del cadáver de Aylan, el pequeño sirio de tres años que murió ahogado en la playa turca de Bodrum, fue lograr insensibilizarnos fríamente ante la muerte de un crío.

Nos seguimos ahogando

Algunos pensaban que a través de su retrato derrotado de bruces en la orilla, la sociedad tomaría conciencia del verdadero problema y las autoridades desistirían en su intento de marear la perdiz para ponerse manos a la obra buscando la solución definitiva a la plaga de letales naufragios. VOX: tu voto patrio. Eldiario.es: Sabías que esto iba a pasar.

VOX: tu voto patrio

Barbijaputa: Pero, ¿por qué? Os trato siempre bien. ED: Por los lectores, muchacha, ¿tú has visto cómo tenemos las menciones para que te mandemos a VOX? B: ¡Pero no tenéis por qué ceder! ED: ¡Ay, que no! B: Pero puedo salir ardiendo al entrar, como las brujas en las igles.... No me gusta ‘La Marsellesa’ Es verdad, pido perdón, lo siento, amo la cultura francesa, pero no me gusta La Marsellesa.

No me gusta ‘La Marsellesa’

En favor del pasado. He comentado otras veces cómo no es infrecuente, desde hace años, encontrar en traducciones españolas del inglés nombres propios que pasan invariados a nuestra lengua.

En favor del pasado

Si se mantienen, tal cual, “Noah”, “Sodom”, “Calvin”, “Aesop”, “Cicero” o “Nero”, no es ya que los traductores ignoren que la versión española tradicional y consagrada de estas figuras y lugar sea “Noé”, “Sodoma”, “Calvino”, “Esopo”, “Cicerón” y “Nerón”, sino que tampoco tienen idea de quiénes fueron estos individuos ni de qué ocurrió en la antigua ciudad siempre asociada a Gomorra (la cual, probablemente, creen que es una organización mafiosa napolitana actual).