background preloader

Neurodidáctica

Facebook Twitter

Psicología educativa y juegos de mesa. En la entrada de hoy, tengo el gustazo de presentar a María Jesus Campos, psicóloga educativa muy vinculada con el área de desarrollo de capacidades en niños y adolescentes.

Psicología educativa y juegos de mesa.

Cada vez, más y más profesionales del sector, están descubriendo y enfocando todo el potencial que otorgan los juegos, para ayudar a diferentes perfiles de personas a alcanzar sus metas y objetivos. No hay que decir, que recomiendo encarecidamente pasar por su blog. En esta entrada, nos habla sobre su experiencia personal y como poco a poco ha ido profundizando en este mundo lúdico, además de sus experiencias en la aplicación de diferentes juegos en su centro. Aquí os dejo con ella, lo dicho, un auténtico lujo. Cada vez voy siendo más fanática de los juegos de mesa, leo y conozco gente que se mueve en este mundo y me fascina lo que es capaz de hacer a través de un juego y adaptarlo a las necesidades e intereses de lo que está trabajando.

Las diez claves de la neurociencia para mejorar el aprendizaje. En la mayoría de propuestas ofrecidas para mejorar la educación en nuestro país predominan los razonamientos teóricos y filosóficos sobre cómo lograrlo.

Las diez claves de la neurociencia para mejorar el aprendizaje

Aquí pretendemos complementar esas propuestas con un conjunto de sugerencias de carácter práctico para mejorar el rendimiento académico de enseñantes y alumnos a corto y medio plazo. Son procedimientos avalados por la investigación reciente en neurociencia y psicobiología, que pueden tener su versión particular en cada nivel y contexto educativo. 1. Practicar regularmente deportes o actividades físicas. Neurobiología de la Motivación.

¿Cuántas veces, cuando te has puesto a estudiar o a leer un libro, tu mente ha sido incapaz de concentrarse, dispersándose con pensamientos o estímulos que nada tenían que ver con el tema que querías aprender?

Neurobiología de la Motivación

Como te conté anteriormente, nuestra atención está continuamente cambiando el foco, a lo que llamábamos alternancia de la atención. Esto sucede porque nuestra capacidad de atención está continuamente preparada para percibir cambios en el entorno – detectar peligros o posibles recompensas- lo que permite a nuestro cerebro realizar su principal función que es garantizar nuestra supervivencia. La memoria es la base del aprendizaje y sabemos que “sin atención no hay memoria”, pero ¿cómo podemos mantener la atención focalizada en un tema cuando estamos continuamente “bombardeados” por millones de estímulos tanto desde nuestro entorno como desde nuestro mundo interior? ¡ Es aquí es donde entra en juego la motivación! Aquí, creo que es interesante parar para explicarte qué es la dopamina. La motivación escolar: siete etapas clave. ¿Qué podemos hacer en la práctica los profesores para motivar al alumno?

La motivación escolar: siete etapas clave

¿Cómo conseguir despertar su interés por el aprendizaje (motivación inicial), mantener una implicación regular (motivación de logro) o hacer que el proceso de evaluación sea útil? Al fin y al cabo es como una de esas reacciones de combustión tan familiares: la chispa suministra la energía necesaria para iniciar el proceso que requiere el suficiente oxígeno para mantenerse. Neurobiología de la Motivación. ¿Puede el ejercicio físico mejorar el rendimiento académico? Las modernas investigaciones en neurociencia están revelando que la actividad física es tan buena para el corazón como para el cerebro.

¿Puede el ejercicio físico mejorar el rendimiento académico?

No solo mejora el sistema cardiovascular o el sistema inmunológico, lo que repercute directamente en la motivación o el estado de ánimo, sino que, además, hoy ya conocemos cómo el ejercicio regular es capaz de modificar el entorno químico y neuronal que favorece el aprendizaje. Y estos beneficios que se pueden dar a cualquier edad, tienen unas enormes repercusiones educativas.

Sabemos que el cerebro humano, debido a su plasticidad, tiene una enorme capacidad para modificar su estructura y funcionamiento a través de la interacción con el entorno. El juego, un mecanismo natural imprescindible para el aprendizaje. El juego es un mecanismo natural arraigado genéticamente que despierta la curiosidad, es placentero y nos permite adquirir capacidades imprescindibles durante toda la vida para desenvolvernos mejor en el mundo que nos rodea.

El juego, un mecanismo natural imprescindible para el aprendizaje

Los mecanismos cerebrales innatos del niño le permiten, a los pocos meses de edad, aprender jugando. Nos gusta jugar porque al hacerlo se libera dopamina que hace que la incertidumbre asociada al juego nos motive constituyendo una auténtica recompensa cerebral y que exista ese feedback tan importante para el aprendizaje. Neuromitos en la educación. El pasado sábado 22 de noviembre fuimos invitados al Seminario de Neuroeducación que se realizó en el Centro de Recursos Pedagógicos (CRP) de Gerona.

neuromitos en la educación

Compartimos un día maravilloso con docentes y psicopedagogas que nos permitió analizar investigaciones recientes en el ámbito de las neurociencias y sus correspondientes implicaciones educativas. A continuación, resumimos algunos de los temas expuestos que entendemos son críticos en los procesos de enseñanza y aprendizaje. La neuroeducación constituye una nueva disciplina que tiene como objetivo optimizar los procesos de enseñanza y aprendizaje basándose en los conocimientos que tenemos sobre el funcionamiento del cerebro humano. Antiguamente sólo teníamos acceso al cerebro humano mediante autopsias o cirugías complicadas, mientras que en la actualidad podemos analizar el cerebro humano en pleno funcionamiento realizando tareas similares a las que se realizan en la escuela (ver figura 1).

Neuroplasticidad, un nuevo paradigma para la educación. La ciencia está en continua evolución.

Neuroplasticidad, un nuevo paradigma para la educación

Hasta hace pocos años se creía que nuestro cerebro era estático e inmutable, que nacíamos con un número determinado de neuronas que iban perdiéndose con el paso del tiempo y que nuestros genes heredados condicionaban nuestra inteligencia. Actualmente, debido al progreso de los experimentos realizados por la moderna neurociencia, sabemos que existe la neuroplasticidad, una propiedad del sistema nervioso que le permite adaptarse continuamente a las experiencias vitales1.

Nuestro cerebro es extraordinariamente plástico, pudiéndose adaptar su actividad y cambiar su estructura de forma significativa a lo largo de la vida.