background preloader

LENGUAJE

Facebook Twitter

La batalla olvidada que pudo cambiar la historia: cuando Franco casi muere frente a cientos de rifeños. Actualizado: Hace poco más de 100 años, Francisco Franco (entonces un capitán de Regulares casi recién llegado a Marruecos) empezó a ganarse su fama de hombre con suerte. De tener a sus espaldas «baraka» (como afirmaban los nativos). Una especie de fortuna que le impedía ser dañado por nadie. Aquel «toque divino» fue llevado a examen en multitud de ocasiones. Sin embargo, la más destacada fue la batalla de El Biutz (sucedida entre el 28 y el 29 de junio de 1916 cerca de Ceuta). Una contienda en la que «Franquito» (como le llamaban algunos de sus oficiales superiores debido a su estatura) sobrevivió a pesar de que una bala rifeña le provocó una herida -a primera vista letal- en el bajo vientre mientras encabezaba una carga a bayoneta contra el enemigo.

Hacia Marruecos Sus sentimientos no los compartían todos los más de 16.000 combatientes que se dejaron allí la sangre y la vida. El 13 de junio de ese mismo fue ascendido a primer teniente por antigüedad (o escalafón). Pero no solo eso. Es pura delicia para los oídos. Así... - El muro de los idiomas. Griego antiguo: por qué un idioma muerto es más útil hoy que estudiar robótica | Papel. 'La lengua de los dioses' se publica en España tras vender 150.000 ejemplares en Italia Universidades como Harvard o Berkeley dedican programas de verano a los textos de Homero «La primera reacción de cualquier alumno de instituto ante un texto griego oscila entre el terror y el miedo, hasta incluso el pánico».

Andrea Marcolongo hace tiempo que dejó de traducir La odisea en clase, pero recuerda la sensación paralizante de enfrentarse a aquellos pasajes escritos en un alfabeto extraño. Y también el vértigo de asomarse a la Historia cuando se es menor de edad. «El griego lleva muerto más de 1.000 años y todavía sigue suscitando un miedo pavoroso en quien se acerca a él. Hasta tal punto que he llegado a pensar que el terror es una conditio sine qua non para su estudio», bromea. Marcolongo (Milán, 1987) se ha convertido en uno de los fenómenos editoriales de la temporada en Italia después de vender 150.000 ejemplares de La lengua de los dioses. «¿Ha leído a Homero? “Sarabuca de rabo de cuca” Si la lengua fuese un jardín, sería uno donde junto a los podados setos de los usos normativos crece, desde hace siglos, la maleza de un lenguaje oral y salvaje transmitido al margen de la cultura oficial.

Canciones infantiles, refranes, trabalenguas, nanas, encantamientos y modernos juegos verbales, todos comparten algo que nos acompaña desde el primer latido, y cuyo sentido es exclusivo del ser humano: el ritmo. “Tal como recogen neurólogos como Oliver Sacks, el sentido del ritmo es algo que está muy profundamente grabado en el cerebro humano”, asegura el lingüista José Antonio Millán, que ha publicado Tengo, tengo, tengo (Ariel, 2017), un ensayo donde investiga la función de la estructura métrica, la rima, las pausas y acentos y los paralelismos internos en unas producciones orales “sin un propósito directamente literario o artístico”, al contrario que la poesía. Palabras que hacen cosas. El olor de la lluvia sobre la tierra seca y otras 28 cosas que no sabías que tenían nombre.

Hasta ahora, cada vez que te ponías a coser botones clavabas las agujas que no utilizabas en lo que tú llamabas “cojincico” o “la cosa esa de las agujas”. Gracias a esta lista, podrás usar el nombre correcto tanto de esta almohadilla (que es un acerico) como de otras 28 cosas imprescindibles para tu vida diaria o para tus partidas de Scrabble, como la espuma de la cerveza o ese maravilloso olor que deja la lluvia después de caer en un lugar seco. 1. Acerico. Almohada pequeña. Y también la almohadilla que sirve para clavar alfileres o agujas. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13. 14. 15. 16. 17. 18. 19. 20. 21. 22. 23. 24. 25. 26. 27. 28. 29. . * Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verneelpais!

«Me importa un pito», «dejar en la estacada» y otras expresiones populares de origen militar. Muchas expresiones comunes en el lenguaje actual tienen su origen en situaciones de naturaleza militar. En especial, una amplia cantidad de frases populares proceden del periodo de los Tercios de España, donde la sociedad castellana se militarizó para responder a los desafíos del primer gran imperio global. –«Irse a la porra» El sargento mayor de cada Tercio de Flandes, la unidad de élite de los ejércitos Habsburgo en el siglo XVI y XVII, dirigía los compases de sus hombres moviendo un gran garrote, una especie de antecedente de la batuta de orquesta que recibía el explícito nombre de porra. Cuando una columna en marcha hacía un alto prolongado, el sargento mayor hincaba en el suelo el extremo inferior de su porra distintiva para simbolizar la parada. Los soldados arrestados debían permanecer sentados en torno a la porra que el sargento había clavado al principio.

Eso equivalía por tanto a «enviar a alguien a la porra», como sinónimo de arrestarle. –«Poner una pica en Flandes» –«Chusma» Te explicamos de dónde vienen 12 expresiones populares para que digas "uy, qué curioso" Palabras inventadas. Diez palabras muy dabuten surgidas en el talego que usas cada día. Diez palabras muy dabuten surgidas en el talego que usas cada día Comentar Iñaki Berazaluce “Este julai se va a comer un kivi con piel y todo”. La próxima vez que llames la atención a tu por llevar los pantalones caídos a media asta y enseñando los gayumbos acuérdate de que no es más que el último eslabón de una moda que se inicia en las cárceles de EEUU hace unas cuantas décadas, cuando los internos son despojados de su cinturón al entrar en el talego. Así es, amigos, nuestro hablar coloquial está trufado de palabras que tienen su origen en umbrías celdas; atestados patios de prisiones y, por qué no, motines en todo tipo de trullos de la geografía española, de Carabanchel a Herrera de la Mancha, como cantaba Robe Iniesta.

Chinarse Este cronistas escuchó recientemente en el aeropuerto de Barcelona a una joven de buen ver (de muy buen ver) manteniendo una conversación nada íntima con un interlocutor invisible: “¿Y por qué se ha chinado la Esther?”. Guay Dabuten Kie Machaca Hacer la trece-catorce. LA PALABRA EN CASTELLANO CON MÁS ACEPCIONES. Untitled. “Memento homo quia pulvis es et in pulverem reverteris” | Ya está el listo que todo lo sabe. La expresión ‘echar un polvo’, como forma vulgar para referirse al acto sexual, es un modismo ampliamente utilizado y cuyo origen tiene dividido a los propios expertos en etimología, si bien la mayoría (entre ellos Pancracio Celdrán en su libro ‘Hablar con corrección’) apuestan a que procede de la costumbre, ampliamente extendida en los siglos XVIII y XIX, de consumir entre las clases burguesas y aristocráticas el polvo de tabaco conocido como ‘rapé’.

Este polvo de tabaco era aspirado por vía nasal, por lo que solía provocar molestos estornudos y para ello, los caballeros que lo consumían en las fiestas y reuniones de sociedad, se retiraban a otra estancia con la intención de ‘echarse unos polvos a la nariz’. Con el tiempo, esa excusa para ausentarse de la reunión comenzó a utilizarse también para poder tener fugaces y apasionados encuentros sexuales con la amante de turno, quien esperaba al fogoso caballero en otra sala.

Fuentes de las imágenes: troubledkashmir / Wikimedia Commons. 19 autoantónimos: palabras que significan una cosa y la contraria. Empecemos con una palabra de cinco sílabas: enantiosemia. Se trata de “un tipo de polisemia en el que una palabra tiene dos sentidos opuestos”, como explica Fundéu en el primer volumen de su Compendio ilustrado y azaroso de todo lo que siempre quiso saber sobre la lengua castellana.

Estas palabras con dos significados opuestos también se llaman autoantónimos. Es decir, significan una cosa y la contraria. Alguno puede suponer que la Real Academia de la Lengua se ha rendido y ya le da todo igual, pero el origen de estas enantinosemias suele ser rastreable. Como explica Fundéu, a veces son el resultado de los usos irónicos y en ocasiones, de las antífrasis, una figura retórica por la que “se designan personas o cosas con voces que significan lo contrario de lo que se debiera decir”.

Veamos 19 ejemplos: Alquilar: significa tanto dar algo en uso a cambio de un precio durante un tiempo determinado como tomar algo para usarlo a cambio de un pago. Enervar: debilitar, quitar las fuerzas. 10 hermosas palabras japonesas que no existen en español. En la cultura japonesa, la gente tiene un gran aprecio hacia la naturaleza y es muy importante el respeto y el ser amable con los demás. La cortesía y la apreciación de la naturaleza se reflejan en su idioma y en la creación de algunas palabras hermosas que nos son traducibles al español. 1. Itadakimasu い た だ き ま す La palabra itadakimasu está relacionada con el principio budista de respetar a todos los seres vivos. 2.

Otsukaresama significa “estás cansado”. 3. Komorebi se refiere a la luz del sol que se filtra a través de las hojas de los árboles. 4. Kogarashi es el viento frío que nos hace saber de la llegada del invierno. 5. Mono no aware es un concepto básico de las artes japonesas, que suele traducirse como empatía o sensibilidad. 6. Shinrin-yoku (“baño forestal”) es interiorizarse en el bosque donde todo es silencioso y tranquilo para relajarse. 7. 8. El significado literal de Shoganai es “que no se puede evitar”, sin embargo no hace alusión a desesperar o desalentar. 9. 10.

El origen de nueve dichos y expresiones que mencionan lugares españoles (MAPA INTERACTIVO) Por muchos es sabido que quien se fue a Sevilla perdió su silla, cuánto cansa una noche toledana o lo mucho que aburre que alguien se vaya por los cerros de Úbeda. Estas expresiones forman parte del lenguaje cotidiano y todas tienen algo en común, aunque muchas veces no nos paremos a pensarlo: mencionan rincones de España. Juan Gil Fernández, catedrático de Filología Latina de la Universidad de Sevilla, y el lexicógrafo Fernando de la Orden han indagado en el origen de estos y otros muchos dichos españoles —concretamente, 300— en La ocasión la pintan calva, un libro recientemente publicado por Espasa.

En él profundizan en las historias y curiosidades, así como en la documentación de estas expresiones, con el objetivo de divulgar cuándo y por qué aparecieron algunos de los dichos más frecuentes de la lengua castellana. ¿Quieres que no se te pase nada? Recibe cada día lo más importante de la actualidad. Y los sábados, los mejores virales y artículos culturales. Ve a nuestra portada Facebook. 22 palabras que nunca imaginarías que están admitidas por el DRAE | Enredados. Este octubre (u otubre) ha llegado a las librerías la nueva edición del Diccionario de la Real Academia Española, que incorpora, entre otras novedades, palabras como amigovio (sí, lo que en España se conoce como "follamigos", término que la RAE no descarta incorporar próximamente ), papichulo o bótox.

A cambio, salen otras por no emplearse desde hace siglos. Y luego están esas palabras que, cuando las oyes, frunces el ceño presa de la duda mientras desarrollas el siguiente diálogo interior: "¿Arremangarse existe? Bueno, si lo dice la vicepresidenta, que es una mujer muy cultivada, tiene que existir, claro. Entonces... ¿Pasará lo mismo con 'arrascarse'? Porque a mí me suena igual de mal". Son esas palabras que originan polémica en las reuniones de amigos (si bien ahora con san Google en el 'smartphone' todas esas discusiones bizantinas son prácticamente cosa del pasado).

Recopilamos algunos de esos términos que hasta que no los ves en el DRAE, no te los crees: Sí, sí, lo que leen. 13 frases que demuestran la obsesión española con la religión. Las cifras de afluencia a la iglesia en España no hacen más que caer y cada vez más población se declara agnóstica y atea, pero hay un lugar en el que la religión sigue reinando: la lengua. “Estar hecho un Cristo”. ¿De dónde vienes? ¡Estás hecho un Cristo! Es decir: sucio, mal vestido, despeinado… hecho un desastre. “Ser de la cofradía de la Virgen del Puño”. No busques, porque la Virgen del Puño no existe, al menos no de forma oficial.

“¿Quién te ha dado vela en este entierro?” ¡Nadie! “Quedarse para vestir santos”. Aunque ahora con la modernidad hay quien dice que es “mejor quedarse para vestir santos, que para desvestir [introduce aquí el insulto que quieras]”, hace unos años no estaba muy bien visto ser mujer, que los años pasaran, y que siguieras soltera. “Llegar y besar el santo”. Los santos han estado siempre bastante solicitados en España, por lo que si quieres acercarte a una imagen y besarla (porque, ¿por qué no?) “Con la Iglesia hemos topado”. “Para más inri”. “De Pascuas a Ramos”.