background preloader

Luletona

Facebook Twitter

Lourdes Letona

El problema es el victimario, no la víctima. En la discusión de si la periodista Claudia Morales debe o no revelar el nombre de su abusador sexual hay un supuesto “deber ser” de las víctimas.

El problema es el victimario, no la víctima

En vez de reclamarle a Morales, preguntémonos qué estamos haciendo para evitar que estas situaciones ocurran. Por: Brian Alvarado Pino* Nadie se escapa del miedo. Todas las personas tenemos la capacidad de sentirlo. Esto no es ni bueno ni malo per se, lo determinante es la manera como lo enfrentamos. A algunas personas el miedo las paraliza y no les permite avanzar mientras que para otras es un obstáculo a superar y fuente de aprendizajes. El miedo es un maestro que nos devela quiénes somos. El miedo en una persona que ha sido víctima de cualquier tipo de violencia es aún más fuerte. En el último año, el mundo ha sido testigo de un inusitado movimiento de mujeres víctimas de abusos y violaciones. Romper el silencio para estas mujeres ha sido el primer paso para superar sus miedos, para decirles a sus abusadores que no quedarán impunes. Entendiendo la Violencia, aunque nunca la entenderemos (1ra. Entrega)

Sobre la base de las investigaciones de la Dra.

Entendiendo la Violencia, aunque nunca la entenderemos (1ra. Entrega)

Silvina A. Bentivegna en su libro “La Gran Telaraña. Violencia contra la mujer. Con una mirada de género” con Prólogo de la Dra. Ana Rosenfeld. Si bien no es la Línea editorial de Acercando Naciones, la violencia en general y en particular la violencia de género y familiar, se ha convertido en la "Peste Negra" de nuestra época y de nuestra Sociedad Argentina Como tal no puede ser ignorada ni soslayada por ningún ciudadano consciente de sus responsabilidades y mucho menos por quienes tienen conferido el monopolio del uso de la fuerza y la e impartir justicia,es decir los elegidos como Gobernantes y asimismo los que tenemos la obligación de comunicar.

Index. Reconciliación. La reconciliación es el «restablecimiento de la concordia y la amistad entre dos o más partes enemistadas».[1]​ Reconciliación para Filippo Aureli y Frans de Waal en su libro Natural Conflict Resolution es: «Reunión amistosa post-conflictual entre previos oponentes que restaura una relación social alterada por el conflicto.

Reconciliación

En este sentido, la reconciliación es un mecanismo de resolución de conflictos. Si esta función no está implicada o no puede demostrarse, debe utilizarse un término más descriptivo».[2]​ El término «reconciliación» viene del latino reconciliare que significa «recuperar, reconciliar». Originalmente, el término se refería en primer lugar a la relación entre Dios y los hombres, con lo cual se producía un cambio en la forma como los hombres se relacionaban entre sí.[3]​ Desde aproximaciones académicas son muchos los autores que han pensado y escrito sobre lo que reconciliación puede significar, más allá de la esfera de la teología. ¿QUÉ SIGNIFICA EL PERDÓN EN EL CICLO DE LA VIOLENCIA?

Introducción El primer gran estudio que se llevó a cabo sobre la respuesta psicológica de mujeres envueltas en relaciones en las que eran maltratadas fue publicado por la feminista Lenore Walker en 1979, recogiendo los efectos potenciales a largo plazo que podían aparecer en las relaciones de pareja en las que el hombre agredía a la mujer.

¿QUÉ SIGNIFICA EL PERDÓN EN EL CICLO DE LA VIOLENCIA?

La investigadora escribió una serie de síntomas entre los que destacaban la baja autoestima, depresión, reacciones de estrés intensas y sensación de desamparo e impotencia. A estos síntomas unía las manifestaciones de las víctimas refiriendo e insistiendo en la incapacidad para controlar el comportamiento violento de sus agresores. Perdonar y pedir perdón. El perdón Cuando nos hacen daño la reacción inmediata y lógica es ir contra quien nos lo hizo; pero esta reacción lógica y natural tiene sus problemas.

Perdonar y pedir perdón

A corto plazo, tratas de impedir que el daño continúes; pero si la acción sigue por mucho tiempo, te puedes ver reflejado en la siguiente metáfora: Cuando alguien te hace daño es como si te mordiera una serpiente. Las hay que tienen la boca grande y hacen heridas inmensas. Una vez que te ha dejado de morder, curar una mordedura así puede ser largo y difícil; pero cualquier herida se cierra finalmente. Perdón.

El perdón es vivir con el recuerdo, disculpar a otro por una acción considerada como ofensa, renunciando eventualmente a vengarse, o reclamar un justo castigo o restitución, optando por no tener en cuenta la ofensa en el futuro, de modo que las relaciones entre ofensor perdonado y ofendido perdonante no queden mas o menos afectadas.

Perdón

El perdonarte no "hace justicia" con su concesión del perdón, sino que acata la justicia al renunciar a la venganza, o al justo castigo o compensación, en aras de intereses superiores. El perdón no debe confundirse con el olvido de la ofensa recibida. Tampoco perdona quien no se siente ofendido por lo que otras personas considerarían una ofensa. Tampoco perdona quien deja de sentirse ofendido tras las explicaciones del presunto ofensor que hacen ver la inexistencia originaria de ofensa alguna. Elementos del perdón[editar] La Violencia Intrafamiliar. La violencia intrafamiliar es un problema muy grave que se está dando hoy en día ya que causa daños irreparables tanto en la victima como en el agresor ya que la persona que ejerce la violencia es porque él también fue víctima.

La Violencia Intrafamiliar

Habitualmente este tipo de violencia no se produce de forma aislada, sino que sigue un patrón constante en el tiempo. Los principales sujetos pasivos son las mujeres, niños y personas dependientes. Lo que todas las formas de violencia familiar tienen en común es que constituyen un abuso de poder y de confianza. Dada la complejidad y variedad del fenómeno, es muy difícil conocer sus dimensiones globales.