background preloader

Psychology

Facebook Twitter

Algunas neuronas tienen prejuicios. El cerebro a veces interpreta erróneamente las emociones que ve. Imagen: Ralph Adolphs. Fuente: California Institute of Technology. Al evaluar las emociones de otra persona -feliz, triste, enojado, con miedo- los seres humanos buscan pistas en las expresiones faciales. Las neuronas de una parte del cerebro llamada la amígdala "se encienden" en respuesta a la estimulación visual, a medida que la información es procesada por la retina, la amígdala y una red de estructuras cerebrales interconectadas. Artículos relacionados La amígdala condicionada Cuando los investigadores tomaron datos de las neuronas del hipocampo -una estructura adyacente a la amígdala, que también está involucrada en el procesamiento de pensamientos, emociones y recuerdos- se encontraron con que las células respondían a los estímulos visuales, pero esas respuestas no reflejaban el juicio subjetivo de los pacientes. Imagen: Patrick Hoesly. Referencia bibliográfica: S.

(Vídeo) Qué es la defusión cognitiva. Con la defusión cognitiva, se enseña a los pacientes a observar los productos y procesos de pensamiento (es decir, “estoy teniendo el pensamiento …”, “estoy notando tal o cual pensamiento”, “Estoy haciendo algo con mis pensamientos” ) y notando una distinción entre esa actividad y el observador de esa actividad. En resumen, la defusión ayuda a crear espacio entre la persona y el parloteo mental, y los pacientes aprenden por experiencia que no son sus pensamientos y que la mente siempre está pensando, relación, de trabajo, y no siempre es necesario confiar o creer en ella.

Te recomendamos leer los siguientes artículos para que conozcas más sobre esta técnica: Vídeo realizado por Paula José Quintero y Fabián Maero ¿Tienes problemas para ver el vídeo? Haz click aquí para verlo en Adobe Voice Show. Cómo enviar tus recuerdos a la papelera de reciclaje. Salvo que tu vida haya sido un cuento de hadas, alguna vez habrás querido borrar de tu memoria un recuerdo insoportable. Quizá preferirías olvidar aquel día en el que viste a tu pareja serte infiel o la muerte de tu madre tras una larga y dolorosa enfermedad.

Incluso si has sido la persona más feliz del mundo, tal vez no te importaría borrar de tu memoria aquel instante en el que viste morir a tu cachorro Larry atropellado por un autobús escolar cuando tenías apenas 7 años. La imagen de Larry destripado mirándote indefenso mientras el fino hilo de su vida se rompía te asalta en las noches de tormenta y te mantiene en vela durante interminables horas.

Lo que hoy en día sólo es ciencia ficción podría ser una realidad en un futuro no tan lejano. Los estudios sobre un interesante fenómeno conocido como reconsolidación podrían tener la clave para modificar recuerdos traumáticos como estos. Hasta hace poco tiempo se pensaba que la consolidación tenía lugar una única vez. Kroes, M. Tu subconsciente es más inteligente de lo que pensabas.

Un reciente estudio científico demuestra que el subconsciente es capaz de resolver procesos complejos y prueba que fiarse del instinto puede, en ocasiones, llevar a una mejor toma de decisiones que la reflexión profunda. Sentimos que tenemos las cosas bajo control cuando resolvemos rompecabezas o leemos, pero un experimento reciente muestra que ocurren muchas cosas bajo la superficie de nuestras mentes conscientes y según un reciente estudio fiarse del instinto puede contribuir a tomar mejores decisiones que la reflexión profunda.

Todos los psicólogos reconocen que hay un subconsciente, una parte de nuestro cerebro que juega un papel muy importante en los procesos del pensamiento. Si me pregunto cuál es la capital de Francia la respuesta aparece en mi mente de manera automática: París. Si decido menear mis dedos, se mueven adelante y atrás en un complejo patrón que no preparé de forma consciente, pero que fue puesto en marcha por mi subconsciente. Fusión de imágenes. Significado. Psicología analítica. La psicología analítica, también conocida como psicología de los complejos y psicología profunda, es la denominación oficial dada por Carl Gustav Jung en 1913 a su propio corpus teórico y clínico, y al de sus seguidores, diferenciándose así del psicoanálisis freudiano, ante las discrepancias conceptuales existentes centradas fundamentalmente en las teorías de la libido, el incesto, la energía psíquica y la naturaleza del inconsciente.[1] Origen y contexto histórico[editar] Etapa psicoanalítica: Freud y Jung[editar] Las investigaciones iniciadas por Jung sobre el inconsciente fueron emprendidas en la clínica psiquiátrica universitaria Burghölzli de Zúrich, dirigida entonces por Eugen Bleuler, y a la que accedería en noviembre de 1900.

Este hecho hizo que conociese a Sigmund Freud y que de este modo entrase en contacto con el psicoanálisis, etapa que duraría desde 1906 hasta la Primera Guerra Mundial (1914). Ruptura con Freud[editar] Importancia del presente[editar] Energía psíquica[editar] Sincronicidad. Sincronicidad (sin-, del griego συν-, unión, y χρόνος, tiempo) es el término elegido por Carl Gustav Jung para aludir a «la simultaneidad de dos sucesos vinculados por el sentido pero de manera acausal». «Así pues, emplearé el concepto general de sincronicidad en el sentido especial de una coincidencia temporal de dos o más sucesos relacionados entre sí de una manera no causal, cuyo contenido significativo sea igual o similar». Para evitarse malentendidos «lo diferenciaré del término sincronismo, que constituye la mera simultaneidad de dos sucesos».[1] Fuentes[editar] Aunque en sí mismo el fenómeno de la sincronicidad ya se hallaba implícito en toda la obra e investigación de Jung, será a través de dos de sus escritos de 1952 como lo describirá finalmente: Fundamentación[editar] La acausalidad es esperable cuando parece impensable la causalidad.

Schopenhauer realizó un acercamiento a la casualidad no haciendo caso omiso a su fenomenología pero deteniéndose en una visión determinista. Cuatro ejercicios prácticos para frenar de forma rápida un pensamiento negativo. Un pensamiento negativo es aquel que irrumpe con fuerza en tu mente. Mientras que cuando caes en la negatividad es ese pensamiento negativo el que te domina a ti. Es indispensable dar un giro hacia el pensamiento positivo. Así sucede cuando tú eres quien controla la situación y no dejas que una idea te arruine el día.

¿Pero qué puedes hacer a nivel práctico para ponerle freno a un pensamiento negativo? Visualiza un objeto No importa el lugar en el que estás. Cuando sientas mucha negatividad y ansiedad por un pensamiento que te desborda, centra tu atención en un objeto. La mente no puede prestar la misma atención a dos cosas a la vez, por ello, cuando prestas atención a un objeto, poco a poco, ese pensamiento negativo sale fuera de ti. Cuenta hacia atrás Los ejercicios matemáticos requieren una gran concentración mental. Este ejercicio admite toda la creatividad del mundo ya que también puedes hacer divisiones, multiplicaciones, sumas… Recuerda un hecho del pasado. Epistemological Problems of Perception. First published Thu Jul 12, 2001; substantive revision Sat May 5, 2007 The historically most central epistemological issue concerning perception, to which this article will be almost entirely devoted, is whether and how beliefs about physical objects and about the physical world generally can be justified or warranted on the basis of sensory or perceptual experience—where it is internalist justification, roughly having a reason to think that the belief in question is true, that is mainly in question (see the entry internalist vs. externalist conceptions of epistemic justification).

This issue, commonly referred to as “the problem of the external world,” divides into two closely related sub-issues, which correspond to the first two main sections below. 1. The Nature of Sensory Experience What is it that we are immediately or directly aware of in sensory or perceptual experience? 1.1 The idea of immediacy or givenness 1.2 The Sense-Datum Theory The Argument from Illusion. Temas de Psicología. Neurosis obsesivo-compulsiva. En el apartado «Obsesiones-compulsiones» se detalla su concepto y forma de manifestación. El enfermo vive tanto la obsesión (pensamiento que no se puede desechar) como la compulsión (acto que el sujeto se ve obligado a realizar) como órdenes que siente surgir dentro de sí mismo y que debe obedecer pese a que las considera absurdas, patológicas, anormales y perjudiciales; si se resiste nota una angustia creciente hasta que tiene que ceder.

Las obsesiones y las compulsiones se dan combinadas en la misma persona formando la «neurosis obsesivo-compulsiva», aunque en un enfermo determinado puedan dominar claramente síntomas de uno de los dos tipos. ¿Tiene el individuo normal obsesiones y compulsiones? Igual que los restantes síntomas neuróticos, las obsesiones y las compulsiones aparecen, dentro de cierta medida, en casi todas las personas. Son más frecuentes en la infancia. Uno de los aspectos más frecuentes de las obsesiones y compulsiones es el carácter de duda patológica. Psicodinamia. Trastorno límite de la personalidad. El término borderline para referirse al trastorno está ampliamente extendido, incluso en idiomas distintos al inglés. Fue usado por primera vez en 1884, por el psiquiatra C. Hughes, y posteriormente por el psicoanalista Adolph Stern en 1938 para caracterizar afecciones psiquiátricas que superaban la neurosis pero que no alcanzaban la psicosis (muchos autores califican los síntomas del TLP como pseudopsicóticos).

Bajo esta concepción se establecía un continuo gradual entre uno y otro extremo, situándose el trastorno en el «límite». El concepto formal de trastorno límite de la personalidad es relativamente nuevo en el campo de la psicopatología. No apareció en el Manual diagnóstico de los trastornos mentales (DSM) publicado por la Asociación Norteamericana de Psiquiatría hasta el 1980 (DSM-III). Es a partir de ahí, una vez logrado el estatus oficial de «trastorno de la personalidad», cuando se dispara el interés por esta patología. Epidemiología y estadísticas[editar] Diagnóstico[editar] Philosophy of perception. Do we see what is really there? The two areas of the image marked A and B, and the rectangle connecting them, are all of the same shade: our eyes automatically "correct" for the shadow of the cylinder. The philosophy of perception is concerned with the nature of perceptual experience and the status of perceptual data, in particular how they relate to beliefs about, or knowledge of, the world.[1] Any explicit account of perception requires a commitment to one of a variety of ontological or metaphysical views.

Categories of perception[edit] We may categorize perception as internal or external. Internal perception (proprioception) tells us what is going on in our bodies; where our limbs are, whether we are sitting or standing, whether we are depressed, hungry, tired and so forth.External or Sensory perception (exteroception), tells us about the world outside our bodies. The philosophy of perception is mainly concerned with exteroception. Scientific accounts of perception[edit] See also[edit]