background preloader

Tradición europea

Facebook Twitter

Knucker - Wikipedia, la enciclopedia libre. Knucker is a dialect word for a kind of water dragon, living in knuckerholes in Sussex, England.

Knucker - Wikipedia, la enciclopedia libre

The word comes from the Old English nicor which means "water monster" and is used in the poem Beowulf. Knuckers in folklore[edit] The most famous Knucker lived, according to legend, at Lyminster. The Knucker apparently caused a lot of trouble, consuming local livestock and even villagers, and so it was decided to slay the monster.

A number of different legends recount how this was done. One version has the dragon slain by a knight-errant after the king of Sussex offered his daughter's hand in marriage to whoever rid them of the beast. An alternative legend has the dragon outwitted by a local farmer's boy, called Jim Pulk or Jim Puttock, said in some versions to be from Wick, after the Mayor of Arundel offered a reward. It was believed that knuckers could be found at knuckerholes in various places in Sussex, including Lyminster, Lancing, Shoreham and Worthing.[1] Pop-culture References[edit] Melusina. El descubrimiento del Secreto de Melusina, de Le Roman de Mélusine.

Melusina

Es una de las dieciséis pinturas hechas hacia 1410 por Guillebert de Mets (n. 1390 ó 1391 - f. después de 1436). La original se conserva en la Biblioteca Nacional de Francia. Pág. 2 de la edición de Johann Bämler: Das abenteürlich buch beweyset vns von einer frawen genandt Melusina. Augsburgo. 1474. Melusina es un personaje del universo imaginario medieval representado en la iconografía y en el arte de la época en su forma feérica de mujer serpiente.

Historia[editar] Melusina entra en la historia al final del siglo XIV, por Jean D´Arras que escribió una novela titulada La Noble Historia de Lusignan o La historia de Melusina en prosa. La familia Lusignan reinó durante mucho tiempo en el Poitou. Melusina es de origen real. Tú Melusina que eres la más mayor, la más sabia y la culpable, por este encantamiento te convertirás en serpiente todos los sábados de cintura para abajo (....) Recepción[editar] Véase también[editar] La leyenda de Melusina. Raimundo de Poitou se casó con una doncella llamada Melusina a la que conoció en medio del bosque durante una noche aciaga al principio de la cual, accidentalmente, había matado a su propio tío.

La leyenda de Melusina

Melusina demostró mucha diligencia: calmó al caballero e ideó una manera de evitar las sospechas que inevitablemente recaerían sobre él. Como además era hermosa, Raimundo se enamoró de ella y le pidió matrimonio. Melusina aceptó, pero le hizo jurar que nunca intentaría verla durante un sábado ni averiguar la causa de tal prohibición.

De ello dependía la felicidad de ambos. Melusina resultó poseer muchas riquezas, y con ellas construyó a su marido un castillo, el castillo de Lusignan, al lado de una fuente a la que el vulgo llamaba Fuente de la Sed o Fuente de las Hadas. Pero un día, un primo suyo, envidioso de la prosperidad del nuevo linaje, le insinuó que si Melusina no quería verle los sábados tal vez fuese porque empleaba ese día para reunirse con un amante. La Tragantía llena el estómago. Dragón, el que mira fijamente. El mito de Perseo y Andrómeda. En la mitología griega, Andrómeda era la bella hija del rey Cepheus y la reina Casiopea de Jaffa, un reino que los antiguos llamaban Ethiopía.

El mito de Perseo y Andrómeda

Un día, a Casiopea se le ocurrió decir que su hija Andrómeda era más hermosa que las Nereidas, las ninfas del mar e hijas de Neptuno. Ofendidas, fueron corriendo a su padre para contarle tal atrevimiento, y éste, furioso y contrariado por la actitud orgullosa de los humanos, mandó a inundar las ciudades del reino, enviando además a un horrible monstruo marino que devoraba a la gente. El oráculo de Zeus le dijo al rey Cepheus que, la única manera de aplacar la ira del dios era ofrecer a su hija Andrómeda en sacrificio. Por eso, el regente ordenó que la encadenaran a las rocas del acantilado para que la bestia se la comiera.

Y así se hizo. Perseo, que pasaba por allí después de haber matado a Medusa, vio a la hermosa joven encadenada y se quedó prendado de su belleza. Cepehus y Casiopea estuvieron de acuerdo, y Perseo regresó al acantilado. El mito de Jörmundagander y Thor.