background preloader

María Elena Walsh

María Elena Walsh
Firma de María Elena Walsh María Elena Walsh (Ramos Mejía, Buenos Aires, 1 de febrero de 1930 – Buenos Aires, 10 de enero de 2011)[3] fue una poetisa, escritora, música, cantautora, dramaturga y compositora argentina, que ha sido considerada como «mito viviente, prócer cultural (y) blasón de casi todas las infancias».[4] Por su parte, el escritor Leopoldo Brizuela ha puesto de relieve el valor de su creación diciendo que «lo escrito por María Elena configura la obra más importante de todos los tiempos en su género, comparable a la Alicia de Lewis Carroll o a Pinocho; una obra que revolucionó la manera en que se entendía la relación entre poesía e infancia».[5] En el panorama de la canción para niños de Latinoamérica, ella se destaca junto a grandes maestros como el mexicano Francisco Gabilondo Soler y la cubana Teresita Fernández. Durante toda su carrera publicó más de 20 discos y escribió más de 50 libros. Biografía[editar] Infancia[editar] Una poetisa precoz[editar] Leda y María[editar]

http://es.wikipedia.org/wiki/Mar%C3%ADa_Elena_Walsh

Related:  CuentosEn relación con la Bibliotecas áulica

Juan y la habichuelas - Cuentos infantiles. Cuentos para niños. Cuentos clásicos infantiles. Al poco rato oyó las pisadas del gigante, el cual olfateó el aire y exclamó: Fi, fa, fo, fum. Huelo la sangre de un inglés. Esté vivo o muerto, Ema Wolf Ema Wolf (Carapachay, provincia de Buenos Aires, 4 de mayo de 1948) es una escritora argentina. Carrera[editar] Es licenciada en Lenguas y Literaturas Modernas por la Universidad Nacional de Buenos Aires. Sus obras se caracterizan por el humor y por un estilo paródico. Es escritora mayormente de libros infantiles, aunque también tiene publicados libros para público adulto. En 1975 comenzó a trabajar para distintos medios periodísticos y revistas infantiles.

Elsa Bornemann Elsa Isabel Bornemann (Buenos Aires, Argentina, 20 de febrero de 1952 - ibídem, 24 de mayo de 2013)[1] fue una escritora de cuentos, canciones, novelas y piezas teatrales para niños y jóvenes. Se graduó como profesora en Letras en la Universidad Nacional de Buenos Aires. Durante la última dictadura militar que gobernó Argentina, autodenominada Proceso de Reorganización Nacional, su libro "Un elefante ocupa mucho espacio" fue censurado y pasó a integrar la lista de autores prohibidos. La liebre y la tortuga - Cuentos infantiles. Cuentos para niños. Cuentos clásicos infantiles. La liebre siempre se reía de la tortuga, porque era muy lenta. —¡Je, ¡el En realidad, no sé por qué te molestas en moverte -le dijo. -Bueno -contestó la tortuga-, es verdad que soy lenta, pero siempre llego al final. Si quieres hacemos una carrera. -Debes estar bromeando -dijo la liebre, despreciativa- Pero si insistes, no tengo inconveniente en hacerte una demostración. Era un caluroso día de sol y todos los animales fueron a ver la Gran Carrera.

María Teresa Andruetto La construcción de la identidad individual y social, las secuelas de la dictadura en su país y el universo femenino son algunos de los ejes de su obra. Sus libros, verdaderos crossover leídos tanto por adultos como por jóvenes lectores, rompen barreras generacionales. Interviene desde hace treinta años en el campo de la literatura infantil donde trabajó en la formación de maestros, fundó centros de estudio y revistas especializadas, dirigió colecciones y participó en planes de lectura. Es profesora invitada en numerosos espacios de formación de grado y posgrado y autora invitada en congresos, seminarios, ferias y jornadas, en su país y el extranjero.

El patito feo - Cuentos infantiles. Cuentos para niños. Cuentos clásicos infantiles. ¡Qué lindos eran los días de verano!, ¡qué agradable resultaba pasear por e campo y ver el trigo amarillo, la verde avena y las parvas de heno apilado en las llanuras! Sobre sus largas patas rojas iba la cigüeña junto a algunos flamencos, que se paraban un rato sobre cada pata. Alrededor de los campos había grandes bosques, en medio de los cuales se abrían hermosísimos lagos. Hans Christian Andersen Primeros años[editar] Casa de Hans Christian Andersen en Odense. Desde muy temprana edad, Hans Christian mostró una gran imaginación que fue alentada por la indulgencia de sus padres. En 1816 murió su padre y Andersen dejó de asistir a la escuela; se dedicó a leer todas las obras que podía conseguir, entre ellas las de Ludwig Holberg y William Shakespeare.

Descargar libro de cuentos gratis Gracias a nuestra amiga Maria Nelly Vindas Arias, maestra en Costa Rica, compartimos lo que hemos bautizado como el "Cuaderno de los Valores". Es una colección de cuentos tomados de esta página, que incluyen explicaciones sobre los valores y dibujos para colear. Los encantadores dibujos son obra de Jodie Mackrell, de jdsclipart.com. Podéis leer directamente en la página haciendo click sobre la imagen de abajo -haciendo click en el centro se ve a pantalla completa-, pero además podéis descargarlo a vuestro ordenador para imprimirlo y usarlo con vuestros chicos, bajo las condiciones habituales de la página que se describen en este enlace Nuestra intención es que este trabajo llegue a tantos niños como sea posible, así que no tengáis problema en divulgarlo entre vuestros amigos y conocidos

Tabaré Gómez Laborde Tabaré Gómez Laborde, conocido artísticamente como Tabaré, ( 21 de agosto de 1948 - ) es un dibujante, humorista y caricaturista uruguayo, autor de historietas, dibujos animados e ilustración de libros, y conocido especialmente en Latinoamérica por su tira "Diógenes y el linyera", publicada ininterrumpidamente desde 1977 en el diario Clarín de Buenos Aires. A partir de 1969 comienza a publicar trabajos en medios de la República Argentina, país donde vive desde 1974. Obra[editar] Tiras cómicas[editar]

leer-pinguino Los pingüinos son mundialmente conocidos por lo elegantes que son. Siempre visten de etiqueta y su andar es estirado y pomposo. Un día estando Oscar, el pingüino, mojando sus patitas en el helado mar, notó que flotando llegaba hasta él una hermosa caja. Rápidamente Oscar la abrió y maravillado observó su contenido. No podía creer lo que sus ojos de pingüino veían...

Related: