background preloader

Hadas

Hadas
Eloy Martos Núñez La Diosa Blanca de la antigua Europa La Dama Blanca es un patrón folklórico que tiene conexiones con historias de hadas, brujas, ánimas o fantasmas y Vírgenes o Mártires, como veremos más adelante. A la Dama Blanca, en efecto, se le ha rendido culto bajo la forma de espíritus, de santas o de la Virgen María, y, en varios planos, desde su funcionalidad ancestral como maga y curadora a sus mitologías más modernas (v.gr. la nueva conciencia ecologista, que, en busca de la virginidad de la naturaleza, la rebautiza como Gea). Porque el imaginario popular es, sin lugar a dudas, una especie de depósito cultural que tiene sus propias leyes de continuidad, tal como las describiera Van Gennep. De forma que, en el folklore, la historia de la Dama Blanca se halla diseminada en multitud de cuentos, leyendas y mitos, desde «Blancanieves» a «La Virgen de las Nieves». De todos modos, no son ni cuentos ni leyendas ni motivos sólo de ámbito europeo. Versiones europeas El tesoro, Dinamarca. Related:  piguisado

Norba Caesarina En el año 1471, parte desde Valencia para predicar los evangelios por toda la península, Fray Pedro Ferrer, fraile franciscano y pariente cercano de San Vicente Ferrer. Le acompaña en su aventura, dos de sus hermanos de orden. En su largo peregrinaje, llegan hasta la Villa de Cáceres y decide fundar un convento regular. Para ello, se reúnen con el Concejo de la Villa en numerosas ocasiones, pero siempre obtenían un no como respuesta: “Padre como ya le dijimos la última vez, el Concejo de la Villa, desestima su petición de erigir un convento y establecerse en terrenos de la Villa pues las ordenanzas del Fuero dadas por el Rey Alfonso IX de León, prohíben dar, vender, o heredar, o empeñar, viñas, campos, casas, plazas, molinos, huertos o terrenos a frailes; así como establecer conventos a las órdenes religiosas, cualquiera que fuera.” “Aún así, el Señor ha querido que llegara hasta aquí y no debo cesar en la misión que se me ha encomendado, fundar un convento en esta Villa.” Bibliografía:

Leyendas de Cáceres: Leyenda de San Jorge y el Dragón Cuenta la leyenda que un malvado dragón construyó su nido junto a la fuente de la que bebía toda la ciudad. El dragón les dijo a los ciudadanos que si querían seguir cogiendo el agua de la fuente le tenían que entregar cada día un niño. Los ciudadanos, por miedo a que el dragón se enfureciera y los matara a todos aceptaron el trato y decidieron elegir por sorteo a cada niño. Pero un día resultó elegida la princesa de la ciudad. Su padre, el rey, suplicó y suplicó por la vida de su hija, pero no sirvió de nada: su hijita sería entregada al monstruo como todos los demás niños. Cuando la princesa estaba a punto de ser devorada por el dragón, apareció el valiente soldado Jorge montando su caballo, se enfrentó al dragón, lo mató con su espada y así salvó a la princesa. De regreso a la ciudad los ciudadanos recibieron a San Jorge con honores y el rey, agradecido, le ofreció una gran fortuna, pero el santo la rechazó y le pidió al rey que repartiera ese fabuloso tesoro entre los más pobres. 1ª.

Dragones Cuenta la leyenda que, hace muchos años, en 1229, cuando la ciudad de Cáceres estaba dominada por un príncipe moro, las tropas cristianas intentaron reconquistar la ciudad y decidieron atacarla para recuperarla. Pero se dieron cuenta que era una empresa muy difícil y fracasaron una vez tras otra, pues Cáceres era una ciudad muy bien defendida, con muchas fortalezas y castillos y así se hacía casi imposible conquistarla. En un intento de lograr que el príncipe moro se rindiera, el rey cristiano Alfonso IX envió a un grupo de sus mejores hombres para negociar la rendición sin necesidad de más guerras. Este grupo iba comandado por un apuesto capitán cristiano que intentó convencer al príncipe enemigo para que entregara la ciudad, pero éste no aceptó la rendición. En esta visita, el capitán cristiano conoció a la hija del príncipe, una bella princesa, y con el transcurso de los días se enamoraron.

Otro decálogo de lector El verbo leer no soporta el imperativo, como tampoco lo soporta el verbo amar o el verbo soñar, curiosa esta reflexión que entiende la lectura, el amor y los sueños como deben ser, actos voluntarios, puede que también involuntarios, que nunca deberán ser ejecutados como una orden, porque estos verbos deben salirnos de dentro de nuestro ser. Así comienza el ensayo “Como una novela” del escritor francés, aunque nacido en 1944, en Marruecos, concretamente en Casablanca, Daniel Pennac. Este profesor de Lengua y Literatura que antes de ser famoso impartiera clase en distintos institutos franceses comenta en dicha obra las condiciones que van a ser necesarias para que podamos disfrutar de la lectura. Y así lanza un subversivo decálogo, he dicho bien, subversivo decálogo de derechos para reencontrarnos con el placer de averiguar los mensajes que nos proporcionan las palabras mediante la lectura. Daniel Pennac nos ofrece el primer derecho de forma contundente. OCHO: El derecho a hojear.

Seres feéricos - Epistemowikia De Epistemowikia Se dice que los feéricos o Seres feéricos, o Espíritus de la naturaleza son entidades con voluntad, sensibilidad y conciencia que viviríann otras dimensiones de la nuestra (en la 4ª y otros niveles de vibración), como los ángeles según ciertas creencias esotéricas, motivo por el que nos serían generalmente invisibles. Esto no implicaria necesariamene qie no puedan intervenir en nuestro mundo, como se citan en muchos mitos y leyendas. Su nombre viene del inglés faery (hada), y engloban un amplísimo espectro de seres que Rudolf Steiner dividió en seres de la Tierra, del Agua, del Fuego y del Aire (generalmente de más densos a menos). Su invisibilidad, junto con nuestro actual alejamiento de la Naturaleza, y la enorme brecha abierta por nosotros contra el Medio, nos haría creer y decir hoy que son personajes de ficción, lo mismo que decimos que el estado plasmático, que ya los físicos han descubierto existente, no existiría. Bibliografía Licencia

leyendas Turismo Cuentos y leyendas de la Axarquía Desde tiempo inmemorial, el ser humano se ha rodeado de mitos y leyendas con la intención, más o menos precisa, de explicarse el misterio de la propia existencia y del origen del mundo, en el caso de los mitos, o de añadirle ciertas dosis de fantasía a acontecimientos e incluso a personajes de cuya existencia hay alguna documentación, en el caso de las leyendas. La comarca de , zona de paso obligado entre la costa y el interior de Andalucía desde la prehistoria, es pródiga en este tipo de relatos, que han llegado a nuestros días generalmente por tradición oral y por lo tanto han estado sujetos a sucesivas modificaciones para adaptarlos a una determinada época histórica. Así, las escaramuzas entre moros y cristianos hasta la definitiva expulsión de los primeros por Felipe III en 1609, han dado lugar a interesantes historias de pasadizos ocultos y trasiego de tesoros.

Tics Introducción Personajes Asustaniños ibericos. El Coco (Cuco)El Coco (más conocido, en muchos lugares, como el Cuco) es quizá el asustaniños hispano más extendido: sus peludos pies han dejado un rastro fácil de seguir, huellas diminutas pero persistentes que nos conducen desde la Península Ibérica (a la que no se sabe cuándo y cómo llegara) hasta las tierras americanas, empezando por las que fueron objeto de pronta conquista (México, Perú), pero llegando pronto a muchas otras zonas, donde sigue vivo y muy activo (como lo está aún también en su patria chica europea). El coco asustaniños está sin duda en relación con el fruto tropical homónimo; es lícito, no obstante, preguntarse qué fue antes, si el fruto o el fantasma. Los etimólogos Corominas y Pascual afirman que coco fue primero nombre infantil de agallas y otros frutos esféricos europeos, por comparación con los cuales se aplicó luego al fantasma, y a su vez, partiendo de éste, se bautizó al fruto del cocotero. La fuerza mágica del Coco es precisamente su desdibujo.

materiales proyectos

Related: