background preloader

Mitología extremeña

Mitología extremeña
Extremadura es de las últimas zonas de la península cuyos elementos folclóricos de índole fantástico han sido estudiados. Existe poco material que trate el tema, bastante reciente y casi siempre referido a las Sierras del norte de Extremadura, que han llamado más la atención de diversos autores, aunque ningún rincón de Extremadura ni de la Península Ibérica en general es ajeno a este tipo de elementos. Se muestran en la mitología extremeña paralelismos con otras zonas de la Península, tanto de la Cornisa Cantábrica como del resto de la meseta en general o del sur mediterráneo. La aproximación a estos mitos extremeños ha sido llevada a cabo desde diversos enfoques, desde la visión centrada en lo paranormal de Iker Jiménez, hasta los de autores como Fernando Flores del Manzano o el hurdanófilo Félix Barroso. Personajes mitológicos[editar] La Serrana de la Vera[editar] La Chancalaera[editar] Teme al Entiznáu y trata de evitarlo. La Genti de Muerti[editar] La Procesión de Ánimas[editar] [editar] Related:  A. ENFOQUE TEÓRICO-PRÁCTICO.

La leyenda de San Patricio y los duendes Los duendes son unos seres mágicos que han dado lugar a todo tipo de leyendas. Además, y a diferencia de otros personajes mitológicos, se habla de su existencia en todos los países del mundo, con total indiferencia de que pueblos los hubieran habitado antes o la mitología propia del lugar. Aunque en Irlanda no hay muchas historias sobre los duendes, porque tienen los suyos propios: los leprechauns, sí hay una leyenda un tanto peculiar. Una antigua historia relaciona a los duendes con San Patricio, el patrón de todos los irlandeses. Según cuenta la leyenda, tras haber fundado su primera iglesia, invitó a los paganos celtas a convertirse al cristianismo. Esta actitud supuso un duro revés para los druidas, que eran los sacerdotes de los dioses paganos, que tuvieron que poner en marcha un plan, ante el temor de que el cristianismo finalmente triunfase y relegase a sus deidades a un segundo plano. En ese momento San Patricio decidió hacerles frente, sabiendo que era obra de los druidas.

Selección de texto(s) y versiones. Enfoque general Fundamentación teórico-práctica. Europa y los duendes Los duendes suelen aparecer en numerosas baladas de origen inglés y escocés, así como en cuentos populares, incluyendo muchos viajes a Elphame o Tierra de los Duendes (el Álfheim de la mitología de los nórdicos). Se trata de un reino místico, misterioso y desagradable. El duende es retratado a veces como portador de una luz positiva, tal como la reina de Elphame en la balada de “Thomas the Rhymer”. Sin embargo, también existen duendes de carácter siniestro, inclinados con frecuencia a la violación y el asesinato, como sucede en el cuento de “Childe Rowland” o en la balada de la lady Isabel y el Duende Caballero. En la mayoría de los casos, los duendes de las baladas son criaturas de sexo masculino. Los duendes no suelen ser malvados pero sí molestan a los seres humanos o interfieren en sus asuntos. Sucesivamente, la palabra “duende” -así como el término literario “hada”- se acuñó para denotar a los varios espíritus de la naturaleza como el pwcca, hobgoblin o el brownie los escoceses.

Cantabria y Picos de Europa, mitos y leyendas de Cantabria: El tesoro y los duendes Cuando la moza acabó de llenar el cántaru en el chorru de la juente, empezó a andar hacia la su casa. A los pocos pasos el cántaru empezó a moverse de un lau a otru. La moza asustá aposó el cántaru, y el cántaru se movía en el suelu para arriba y para abajo y de un lau a otru como una peonza. Al mismu tiempu que se movía oyó una vozuca que salía del cántaru y que decía así: Debajo de la juente hay un gran tesoru hechu de plata y de oru... La muchacha ya sabía que metíos entre el agua hay unos duendes chiquitines que a veces salen con el chorru del agua y estamengan los cántaros y los rompen por travesura; y otras veces avisan a la gente cuando averiguan que debajo de la tierra por onde vien el agua hay alguna mina o algún tesoro de los que dejaron los moros escondíos. El duende de las juentes y de los ríos, que es más chicu que la cabeza de una cerilla, no paraba de cantar en el cántaru: Dale que te dale con los picachones y venga de sacar tierra y encontraron una piedra muy ancha.

Cuentos Hans Christian Andersen El Hada De Los Dientes Escrito por Jorge Andrés Martínez. Publicado el día 2013/07/03 at 4:54 AM. Last modified: 2014/04/13 at 10:25 PM. El hada de los dientes es un personaje mitológico del folklore de muchos pueblos, que realiza obsequios a los niños cuando éstos pierden su dentadura de leche. Tales inventos pueden provocar significativos disgustos entre los infantes cuando, al crecer, se enteran que estos simpáticos seres jamás existieron. Muchas familias contribuyen a la creación de estos mitos, cuya tradición se extiende en varias civilizaciones occidentales. En Italia existe un “duende dental” llamado Fatina que también caza ratones (conocido como Topino). En Irlanda también existe un duende dental, aunque de tradición más reciente. Las tradiciones dentales de diferentes países han sido recopiladas y publicadas en el excelente libro para chicos: “Arroja tu diente al techo: tradiciones dentales del mundo”, escrito por Selby Beeler e ilustrado por G.

Las Casas del Miedo | Extremadura Secreta Ilustración: Borja González Hoyos Hoy es el aniversario del movimiento 15-M, así que, algo “indignada”, he recordado unas cuantas viviendas que lo mismo no tienen hipoteca. Pero ni por esas. Pocos querrán vivir en ellas. Son Las casas del Miedo de Extremadura. Quizás una de las más conocidas sea La Casa del Miedo de La Codosera, que entre El Marco y el Santuario de La Virgen de Chandevila, camino de Portugal, aún se yergue solitaria y abandonada, ocultando alrededor de sus paredes los sucesos paranormales que se sucedían tanto en el interior de la vivienda como en sus inmediaciones. Cuentan que cuando la mujer iba a por agua al poner el cántaro en el poyete de la cantarera, se caía y se rompía, y lo mismo sucedía con los platos y otros útiles domésticos que se desplazaban de los lugares en donde se colocaban. La Casa del Miedo de La Codosera (Fotografía: A. No es la única “Casa del Miedo” que ha servido de centro de operaciones ilegales. No era raro.

Señores de las Tormentas: El Entignao | Extremadura Secreta Ilustración: Borja González Contemplando las tormentas desde mi ventanal, rodeada de truenos, relámpagos y viento silbante, no pude por menos que acordarme de un extraño ser hurdano hacedor de lluvias y tormentas, un duende que no es duende, sino gigante, y un negro que no es negro, sino tiznado. Les hablo del Duende Entignao, fumador empedernido y enpedernado. La primera referencia a este gigante entormentador la encontramos en las actas del Primer Congreso de Hurdanófilos celebrado en Plasencia en 1908, donde el por aquel entonces joven escritor Santos Diego cuenta: “Un cabrero velaba su rebaño cierta clarísima noche de julio en las cumbres de La Gineta. Mustio y desconsolado, con el apagado cigarrón en la boca, tendió la vista hacia el río que a los pies de la montaña corría y ¡oh, asombro! Crónica del I Congreso de Hurdanófilos de 1908 - ¡Toma! Y sin necesidad de empinarse le tendió el puro. - ¡Pues vaya cosa: un cigarro-puro! Las tormentas hurdanas las fabrica el Entignao (Foto: Jimber)

Los duendines extremeños | Extremadura Secreta Ilustración: Borja Gonzáles Hoyos Extremadura mantiene (o mantenía hasta hace poco) una población relativamente estable de duendes. Al menos, eso es lo que se deduce por el avistamiento, en algunas ocasiones, de duendes bebés o duendines, y de duendes niños, algo que hace tiempo que no ocurre en otros lugares del mundo. Población estupenda de duendines la tiene en el mágico pueblo de Ahigal, donde el incansable investigador Jose María Domínguez Moreno nos cuenta por qué una vecina del pueblo, María La Pascualeja, se pasó media vida sentada junto a un portón, esperando un encuentro duendil que nunca llegó. Un atardecer en el que María anda buscando algo de serraja para unos conejos enjaulados se le presenta un diminuto ser vestido de rojo, con capucha, gabuchas y orejas alargadas de ratón. El duende le pide que le acompañe para curar a su hijo, ya que sólo un humano puede sanarlo de la extraña enfermedad que padece. En Ahigal abundan los duendines (Foto: Israel J.

Las duendas extremeñas: casadas, muertas y solteras | Extremadura Secreta Ilustración: Jimber Las Duendas existen. Y viven en Extremadura. Y si no me creen, sigan leyendo. Canales y Callejo afirman erróneamente en su Guía de los seres Mágicos de España que las Duendas hispanas no existen. No se lo digo yo, que lo relatan nuestros abuelos y los grandes expertos duendiles que tenemos en nuestras tierras. El duende y la duenda Zungulutu entran en las casas por los tejados (Foto: Jimber) Felix Barroso, por ejemplo nos habla de la pareja formada por la duenda y el duende zunguluteru. Cuando llegaba la noche, el duende zunguluteru y la duenda entraban en las casa por el lumbrero, que era un agujero que había en el tejado para que saliese el humo y entrase la luz, y que se tapaba con una lancha cuando llovía. Y no llegaba en silencio, que llegaba llegaba cantando: Yo soy el duende zunguluteru: y he nacío en Cirimea; me crié pa los disiertos y calvo estoy de la cabeza. Tengo cien años cumpríos y estoy mamando la teta. “Pa embusar bien los mondongos se necesita tener

Hada by Micha F. Lindemans The original fairies, or faeries, bestowed gifts upon newborn children, such as beauty, wealth and kindness. In the subsequent centuries they continued this original function, but expanded their activities into other types of meddling in human affairs. Fairies can only be seen clearly by animals and seldom by humans, although if one is fortunate enough, one might catch a fleeting glimpse. The rulers of the race of fairies are Queen Titania and her consort Prince Oberon, their court being in the vicinity of Stratford-on-Avon.

Duende by Micha F. Lindemans In mainly Teutonic and Norse folklore, the elves were originally the spirits of the dead who brought fertility. Later they became supernatural beings, shaped as humans, who are either very beautiful (elves of light) or extremely ugly (dark / black elves). They were worshipped in trees, mountains and waterfalls. The Danish elves are beautiful creatures, but they have hollow backs. The belief in elves, or supernatural and invisible beings, is almost universal.

Related: