background preloader

Juxtapoz Magazine - Juxtapoz

Juxtapoz Magazine - Juxtapoz

La nostalgia en Julia Pott Twitter 0 facebook 0 pinterest 0 google plus 0 linked in 0 email 0 stumbleupon 0 meneame 0 “I definitely find that it is not a good idea to make work that you think people will respond to, you should always make work that you want to make, that you want to get out of your system, because that is what the people is going to respond to, because it will be honest”. -Julia Pott Se dice que de niña Julia Pott aspiraba a convertirse en globo; sin embargo, y para fortuna de todos quienes aprecian su talento, ahora es una ilustradora y animadora que reside en Nueva York, pero con la nacionalidad y el acento británicos. My First Crush fue el proyecto final que Pott presentó cuando aún estudiaba en la Universidad de Kingston, el cual, a un par de meses de estar expuesto en YouTube, ya contaba con más de un millón de vistas. A pesar de usar extraños personajes, ambientes y colores para animar sus historias, Pott es capaz de transmitir argumentos muy humanos cargados de nostalgia y realidad.

Abstract Sunday Blog The creator of the Etch A Sketch gets his own treatment in the magazine’s Lives They Lived issue, which celebrates a selection of people who died in 2013. Abuela, cuento de terror de Stephen King George se estremeció. Apretó la horquilla del teléfono con el dedo, una, dos, muchas veces. El teléfono seguía muerto. Colgó el auricular de un golpe y se oyó un leve timbrazo. Otra vez sentía palpitaciones. Cruzó la cocina muy lentamente, se paró junto a la mesa un minuto y después encendió la luz. No le gustaba nada todo aquello. En la oscuridad, los pensamientos dibujan un círculo perfecto. —¡Demonios! Una voz interior, extraña, le tomó por sorpresa. Volvió hasta la puerta del dormitorio para asegurarse. Allí seguía Abuela, una mano colgando fuera del lecho, casi tocando el suelo, la boca desencajada. Un golpeteo continuo y bajo le sobresaltó y lanzó un grito. George abrió la puerta de la cocina, se inclinó y atrapó la puerta exterior en su viaje de vuelta. George volvió a mirar cómo estaba Abuela otra vez y probó el teléfono otra vez. Una hora más tarde era noche cerrada. El teléfono seguía sin línea. Era, como decía Buddy, un clásico. ¡Al diablo! ¡No! Alguien, cualquiera, menos él. No.

Gems We Heart; Another View

Related: