background preloader

“Saber concentrarse es más decisivo para un niño que su coeficiente intelectual”

https://aprendemosjuntos.elpais.com/especial/saber-concentrarse-es-mas-decisivo-para-un-nino-que-su-coeficiente-intelectual-daniel-goleman/

Related:  ATLINTELIGENCIA EMOCIONAL

Ana Asensio: «La mayor parte de las alteraciones psicológicas provienen de la autoexigencia» Exigirse y exigir más de la cuenta, querer que todo sea igual a costa de cualquier cosa, pelear y discutir en casa, no perdonar ni una y tampoco perdonarnos a nosotros mismos, preocuparnos en exceso antes de que algo suceda, rumiar sobre lo que no está bajo nuestro control, despotricar y quejarnos continuamente, drenar con los nuestros las emociones de rabia y frustración, descuidarnos física y emocionalmente, alterar la alimentación y los hábitos de sueño y descanso... ¿Cuántos de estos momentos has vivido en estos días? Esperamos que no hayan sido muchos pues estos son los comportamientos más dañinos (para nosotros mismos) que pueden darse durante esta etapa de incertidumbre, según revela Ana Asensio, psicóloga, doctora en Neurociencia y fundadora de «Vidas en positivo».

No podés caerle bien a todo el mundo: aprendé que no te importe - Buena Vibra Uno de los libros más populares en Japón los últimos años recoge las conversaciones entre un joven insatisfecho y un filósofo que le enseña, entre otras cuestiones, el arte de no agradar a los demás. Es un tema sensible en una cultura tan complaciente como la nipona, pero este compendio de conversaciones ha entrado también en las listas de más vendidos de Estados Unidos, y en España se ha publicado como “Atrévete a no gustar”. El maestro es Ichiro Kishimi, especialista en filosofía occidental y traductor de Alfred Adler, uno de los tres gigantes de la psicología junto a Freud y Jung. Y es precisamente el pensamiento de Adler lo que articula el diálogo con el joven Fumitake Koga sobre cómo emanciparse de la opinión ajena sin sentirse por ello un marginado.

El estigma del Síndrome de Solomon Nuestra sociedad tiende a demonizar el éxito de los demás. Este acto con base en la envidia por los triunfos ajenos tiene unas consecuencias muy claras en la sociedad: somos menos libres de lo que pensamos porque estamos muy condicionados por el entorno. El miedo a ser el elemento discordante de un grupo sienta las bases de una patología muy bien estudiada, conocida como Síndrome de Solomon. Este trastorno se caracteriza porque el individuo toma decisiones o lleva a cabo conductas evitando destacar o sobresalir por encima de los demás, es decir, sobre el entorno social que le rodea.

Daniel Goleman: «El remedio universal es la compasión» La Voz de Galicia m. CARNEIRO a CORUÑA / LA VOZ 07/10/2018 08:55 h Cómo gestionar las emociones y necesidades de los niños MADRID, 24 Nov. (EDIZIONES) - Es vital saber atender las necesidades de nuestros hijos, así como ayudarles a gestionar poco a poco sus propias emociones. Sólo así lograrán ser en el futuro personas seguras de sí mismas, independientes y autónomas, y el papel de los padres o cuidadores en la primera infancia es vital para ello. Durante los primeros 10 años de vida de los niños, al menos, estos dependen al 100% de quienes les cuidan. Desde el nacimiento se establecen relaciones de apego entre el niño y algún adulto significativo, a fin de satisfacer las necesidades que van apareciendo en cada etapa del desarrollo evolutivo.

¿Por qué introducir un programa de inteligencia emocional en el aula? Durante el periodo de adaptación al colegio, los estudiantes expresan sus emociones de una forma excepcional: con absoluta franqueza. Pese al potencial educativo que trae consigo, los docentes nos limitamos a enseñarles hábitos imprescindibles en el aula. Sin embargo, no podemos olvidarnos de la parte de acompañamiento emocional que necesitan, ni del miedo que dan los cambios, ni del duelo emocional que sienten al separarse de su familia durante el horario escolar.

Caso clínico: Problemas emocionales derivados de una situación estresante – Temas de Psicología Historia Una mujer de 34 años asiste de urgencia a la clínica para que su hijo de 8 años (que sufre de asma) reciba nebulizaciones. La mujer se desempeña como personal administrativo de un banco. Emociones básicas y complejas – Temas de Psicología Tanto en la filosofía como en la psicología encontramos un lugar común para dividir las emociones en dos grupos: emociones básicas y complejas. Las emociones complejas, como el dolor, el arrepentimiento y los celos, tienen apariencias y composiciones muy variables. Las emociones básicas, que incluyen tristeza, ira, miedo, disgusto, desprecio, alegría y sorpresa, se llaman así porque están asociadas con expresiones faciales universalmente reconocibles.

Las emociones no se escogen, llegan y la clave está en saber gestionarlas Ilustración de Judi Abbot para “El Gran Libro de las Emociones” Amor, odio, ira, celos, vergüenza, calma, compasión, decepción, aburrimiento, tristeza, confianza, ilusión, envidia…. alteran nuestro ánimo de forma intensa, agradable o penosa, acompañada de cierta conmoción somática, define la Real Academia Española. Constituímos legión los adultos a los que no nos han educado emocionalmente, tenemos una carencia y a la hora de educar a nuestros hijos en este campo se nos da fatal porque “no lo hemos vivido como algo natural, tenemos que forzarlo un poco”. Esta es la opinión de Clara Más, especialista en educación emocional de la Nau Espacial, un centro interdisciplinar donde se trabajan las habilidades emocionales de los más pequeños. “Con los niños podemos trabajar las emociones, pero quienes necesitan los recursos son los padres”.

1046156 Conferencia. El doctor en Psicología y exdefensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Javier Urra, vuelve a La Aventura de Educar en Familia, el ciclo de conferencias que organiza el Ayuntamiento de Santa Eulària, que llega a su décima edición y que él inauguró en 2010. Esta vez, Urra hablará de sobreprotección, naturaleza, salud, sentido del humor e hipocresía. Para Javier Urra, la sobreprotección «incapacita» y crea niños y niñas, adolescentes y adultos, «indefensos». El agotamiento emocional, la consecuencia de exigirse ser fuerte El agotamiento emocional es un estado al que se llega por sobrecarga de esfuerzo. En este caso no hablamos solo de excesos laborales, sino de cargar con la responsabilidad de asumir conflictos, responsabilidades o estímulos de tipo emocional o cognitivo. Al agotamiento emocional no se llega de un momento a otro. Se trata de un proceso que se incuba lentamente, hasta que hay un punto en que la persona se desploma.

¿Cómo elegimos lo que queremos? La serie Shtizel (Netflix) nos muestra el interior de una comunidad judía ultraortodoxa con normas muy estrictas. Hay un momento en el que el protagonista contraviene una regla. Decide echarse atrás durante los preparativos para su boda con una joven que siguiendo la tradición le eligieron. Él no desea a esta mujer, sino a otra, que es viuda y además mayor que él.

Related: