background preloader

Gustavo Roldán - Canal Pakapaka

Gustavo Roldán - Canal Pakapaka
Related:  cuentos, poesías y canciones para disfrutarCuentos

Cuento con dibujos sobre dragones y caballeros Un minuto para pensar... Eduardo es solo un niño, pero podría haber sido una niña o un anciano ¿te das cuenta de que la inteligencia es más importante que el tamaño o la fuerza? La inteligencia por sí misma no es suficiente ¿qué crees que habría pasado si Eduardo no fuera tan valiente y no se atreviera a acercarse al dragón? Una buena conversación Habla con tu hijo sobre la importancia de saber utilizar bien la inteligencia, poniendo ejemplos famosos de personas que la utilizaron para hacer el bien, y personas que la utilizaron para hacer el mal ¿Y si pasamos a la acción? Para fijar en la mente de tu hijo la importancia de poner nuestras capacidades al servicio de los demás, cread y decorad un gran castillo de juguete -con cajas de cartón, por ejemplo- y llenadlo de muñecos "prisioneros".

La foto - Enrique Anderson Imbert Jaime y Paula se casaron. Ya durante la luna de miel fue evidente que Paula se moría. Apenas unos pocos meses de vida le pronosticó el médico. Jaime, para conservar ese bello rostro, le pidió que se dejara fotografiar. Paula, que estaba plantando una semilla de girasol en una maceta, lo complació: sentada con la maceta en la falda sonreía y... ¡Clic! Poco después, la muerte. Una mañana, al despertarse, vio que en la fotografía había aparecido una manchita. JUEGOS INTERACTIVOS - Primer ciclo primaria Juega a la oca . Es una aplicación multimedia realizada por Diego Mon Rodríguez y Ana Isabel Casanova Cristóbal. Pensada para el alumnado de Infantil y primero de primaria. Es una aplicación interactiva de SM (libros vivos.net). Pensada para primer ciclo de primaria, En la que se trabaja: taller de escritores y algunos conceptos de lógica. Aplicación interactiva con actividades . aplicación interactiva con divertidas actividades

La planta de Bartolo, por Laura Devetach- Imaginaria No. 176 - 15 de marzo de 2006 N° 176 | FICCIONES | 15 de marzo de 2006 por Laura Devetach El buen Bartolo sembró un día un hermoso cuaderno en un macetón. Lo regó, lo puso al calor del sol, y cuando menos lo esperaba, ¡trácate!, brotó una planta tiernita con hojas de todos colores. Pronto la plantita comenzó a dar cuadernos. Bartolo palmoteó siete veces de contento y dijo: —Ahora, ¡todos los chicos tendrán cuadernos! ¡Pobrecitos los chicos del pueblo! —¡Ya terminaste otro cuaderno! Y los pobres chicos no sabían qué hacer. Bartolo salió a la calle y haciendo bocina con sus enormes manos de tierra gritó: —¡Chicos! Una bandada de parloteos y murmullos llenó inmediatamente la casita del buen Bartolo y todos los chicos salieron brincando con un cuaderno nuevo debajo del brazo. Y así pasó que cada vez que acababan uno, Bartolo les daba otro y ellos escribían y aprendían con muchísimo gusto. Pero, una piedra muy dura vino a caer en medio de la felicidad de Bartolo y los chicos. —¿No? —No. —Nada. —¿Por qué sos así conmigo?

Juegos | Primaria Digital “Urgente Mensaje” El desafío de llegar. “Las batallas de la independencia” “Los crímenes de la calle Morgue” Autores: Graciela Falbo - Imaginaria No. 53 - 13 de junio de 2001 N° 53 | AUTORES/FICCIONES | 13 de junio de 2001 Cuento extraído, con autorización de su autora y sus editores, de la antología "17 de miedo", del Grupo Editorial Sudamericana (Buenos Aires, 1996; colección Antologías). Hay alguien atragantado de miedo, metido hasta el cuello, en las aguas quietas de Laguna Verde. Hoy, precisamente hoy, empieza la Gran Fiesta del Pescado Frito y , como todos los años, Laguna Verde se llena de pescadores que llegan desde lugares lejanos, alegres, con sus tanzas, sus cañas, sus anzuelos. Tampoco las parejas de enamorados se perderían entre los juncos para besarse al sol. Nadie sabe que está ahí. Nadie, no..., alguien sí lo sabe. Los botecitos de los pescadores comienzan a deslizarse por la laguna, livianos como mosquitas de colores. Ninguno imagina que, a pocos metros, alguien paralizado por el terror, con el agua hasta el cuello, tirita de miedo. El monstruo de la laguna verde es carnívoro. Artículos relacionados:

Poesías infantiles de María Elena Walsh María Elena Walsh es una poetisa que nació el 1 de febrero de 1930 en Ramos Mejía, suburbio de la ciudad de Buenos Aires. Finaliza sus estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes, a los 17 años, cuando escribió su primer libro : 'Otoño Imperdonable'. Ya antes, en 1945, había publicado sus primeros versos en la revista 'El hogar' y en el suplemento literario de 'La Nación'. Poesías para niños de María Elena Walsh Invitada por Juan Ramón Jiménez, viajó a los Estados Unidos en 1948. La vaca estudiosa Había una vez una vaca en la Quebrada de Humahuaca. Y a pesar de que ya era abuela un día quiso ir a la escuela. La vio la maestra asustada y dijo: - Estas equivocada. La vaca, vestida de blanco, se acomodó en el primer banco. La gente se fue muy curiosa a ver a la vaca estudiosa. Y como el bochinche aumentaba en la escuela nadie estudiaba. Un día toditos los chicos se convirtieron en borricos. Manuelita la tortuga Manuelita vivía en Pehuajó pero un día se marcó.

Ficciones: Margarita Mainé - Imaginaria No. 102 - 14 de mayo de 2003 N° 102 | FICCIONES | 14 de mayo de 2003 Presentamos "La cueva del caimán" (en colaboración con Héctor Barreiro), del libro El origen del fuego, con las ilustraciones originales de Chachi Verona. por Margarita Mainé y Héctor BarreiroDibujos de Chachi Verona Parece que cuando Dios hizo la tierra estuvo tan ocupado creando los árboles, los ríos, y las enormes montañas que se volvió al cielo sin dejar el fuego a los hombres. Cuando se dio cuenta de su olvido bajó en plena noche a traerlo y al único que encontró despierto fue al caimán. —Te dejo el fuego para que por la mañana lo compartas con los hombres. Al caimán el fuego le pareció el mejor de los tesoros pero, ¿por qué compartirlo así nomás? Al día siguiente el caimán le dijo a los hombres que Dios le había confiado algo mágico para cocinar la comida y que estaba dispuesto a compartirlo si ellos estaban de acuerdo en ofrecerle parte de lo que cazaban. Y así fue. Pero la historia no termina aquí. —En la boca —dijo el viejo sabio—.

Related: