background preloader

Manuel Pérez Rocha

Facebook Twitter

La reforma educativa y la ética. A defensa de los derechos de los niños, el respeto a un supuesto estado de derecho y una política educativa que se dice es esencial para el futuro del país, son argumentos con los cuales Peña Nieto y Aurelio Nuño defienden la reforma educativa.

La reforma educativa y la ética

De este modo, se presentan como la personificación de una postura ética y han montado una costosísima campaña publicitaria, acusando a sus opositores de ser representantes de la maldad, la infamia, la mezquindad, los intereses ilegítimos. No se necesitan muchas indagaciones para saber si el compromiso de estos priístas es la ética. Además de los escándalos en que están enlodados todos los días, sabemos que impusieron la mal llamada reforma educativa mediante un acuerdo cupular que violó la Constitución, la base misma del supuesto estado de derecho.

Por su irresponsabilidad, la mal llamada reforma educativa es un desastre. Este juicio no es una mera opinión personal de quien esto escribe. Miedo a pensar. Esde hace tiempo la autocensura se ha convertido en la forma de actuación por excelencia de las sociedades humanas.

Miedo a pensar

No importa cuáles sean sus raíces culturales. Las religiones han impuesto su sello a la hora de presentar el mundo y de castigar a sus herejes. Las grandes civilizaciones se han visto enfocadas a un relato histórico y un patrón de análisis difícil de romper. Y no me refiero a las cuestiones de método, no es una crítica al racionalismo, el empirismo o el constructivismo. Tampoco un asunto de subjetividades o pragmatismo metodológico. El nuevo modelo educativo y la antihistoria. L presente y el pasado, un continuo inseparable, constituyen la historia; además, como pedía Mafalda, la historia también debe hacerse hacia adelante.

El nuevo modelo educativo y la antihistoria

Un asunto tan complejo como la evolución de la educación mexicana y su estado actual puede narrarse de muchas maneras, con diversos enfoques y escogiendo en cada caso los asuntos relevantes para el propósito del relato, porque todo relato tiene un propósito, o varios; algunos legítimos, otros corrompidos, intereses académicos, intereses políticos, intereses económicos; o intereses personales, como construirse a uno mismo una identidad, y un lugar en la historia. Sin fundamento alguno, y con un simplismo inadmisible, caracterizan a lo que consideran el modelo Vasconcelos-Torres Bodet como un modelo vertical (¡!)

Que no corresponde a las necesidades del siglo XXI. Escuela educativa. S explicable que el título de este artículo genere diversas reacciones.

Escuela educativa

A algunos puede hacerles levantar la ceja; a otros, quizá, esbozar una sonrisa burlona: ¿escuela educativa? Sin duda hay escuelas que educan, pero también las hay –y muchas– que deseducan; esto lo saben bien quienes han visto con ojos críticos sus propias experiencias escolares y lo que ocurre a su derredor. Los críticos de la escuela que no educa han sido muchos; algunos de los más conocidos son Iván Illich, quien abogó por la desaparición de la escuela, y Louis Althusser, quien consideró a la escuela como el aparato ideológico número uno del Estado.

Otros críticos notables fueron, por ejemplo, Célestin Freinet y María Montessori, quienes además formularon magníficos proyectos para superar los efectos antieducativos de la escuela tradicional. Son sólo algunos ejemplos de innumerables educadores de diversas latitudes. La escuela educadora tiene que trabajar a contracorriente. Autonomía al sistema educativo nacional. A educación es un asunto político, pero es necesario impedir que sea víctima de la politiquería inmoral e irresponsable de quienes en su actuación política ponen sus intereses personales o de grupo por encima de los nacionales y del pueblo.

Autonomía al sistema educativo nacional

Es urgente sacar al sistema educativo nacional de ese sucio espacio en el que lo han sumido los gobiernos (principalmente priístas y panistas, pero no sólo) desde hace muchas décadas. La educación pública debe ser sostenida y conducida por el Estado, pero uno que represente el interés público y el general; por ello es necesario protegerla de políticos gobernantes irresponsables que, para su propio beneficio, están al servicio de los intereses particulares dominantes, nacionales y extranjeros. Facebook. Facebook. Facebook. La corruptora reforma educativa del empresariado.

¿Profesionales de la educación, o sólo empleados? La educación y la palabra. Pedagogía de la pregunta. N una conversación con mi nieta de 10 años de edad, hablé de espárragos blancos.

Pedagogía de la pregunta

“Abuelo –preguntó burlona–, ¿existen los espárragos blancos?” –¡Claro que existen! , le dije. Sin mediar siquiera una sugerencia, ella encendió la computadora, ingresó a Internet y en la barra de Google escribió: espárragos blancos. En una décima de segundo aparecieron ¡174 mil resultados! Internet no sólo nos ayuda a responder en fracciones de segundo innumerables preguntas, hasta las más intrascendentes; nos da información por encima de la que necesitamos o solicitamos.

Las respuestas a cualquier pregunta, e instrumentos de diversa especie (como juegos, ejercicios y experimentos), están hoy en día, en fracciones de segundo, en la punta de los dedos, y millones de niños han incorporado a sus hábitos diarios conectarse a Internet (con la computadora o con otros aparatos); lo hacen casi mecánicamente. Simulaciones.

A necesaria reforma de la educación debe suprimir las muchas simulaciones que dominan a las instituciones educativas convencionales; en no pocos casos, lo que en estas instituciones se llama excelencia no es sino el cumplimiento fiel de dichas simulaciones.

Simulaciones

Empecemos con algo que está en el centro mismo de la vida escolar cotidiana: las calificaciones. El empeño de las instituciones educativas debe ser que los estudiantes aprendan, no que saquen buenas calificaciones. Una de las falacias de las instituciones educativas es la identificación de buenas calificaciones con buena formación académica o educación sólida. Es necesario reiterar que las calificaciones engañan desde su nombre mismo, pues un 8 o un 10 son una cuantificación, no una calificación.

Las mal llamadas calificaciones (ya sea un número o una letra) sirven para clasificar a los estudiantes, para facilitar y justificar el otorgamiento de premios y castigos, pero carecen de utilidad pedagógica o educativa. Rechazados: marginación y engaño. L rechazo, la marginación de más de 100 mil jóvenes deseosos de entrar a la universidad, es resultado de una actitud prepotente y dogmática, tanto de las autoridades gubernamentales como de las autoridades universitarias.

Rechazados: marginación y engaño

No pocos funcionarios de la SEP que han provocado esta grave situación han sido en otro momento altos funcionarios universitarios y en las mismas universidades sus autoridades han apoyado, desde hace varias décadas, esta política de restricción de acceso a las aulas. Este grupo de funcionarios de la SEP y de las universidades ha impuesto una política de educación superior sin sustento sólido, nunca expuesta sistemáticamente para que pueda ser discutida y que responde a consignas económicas falaces.