background preloader

Paolapalau

Facebook Twitter

paola andrade palau

Imprimir. José María Sierra era un acendado.

Imprimir

Así, sin h. Porque a pesar de haber sido el hombre más rico del país, don Pepe nunca le dio importancia a asuntos como la ortografía. Y a quien se atreviera a corregirlo, él le contestaba: "Yo tengo 70 aciendas sin h. Usted, cuántas tiene con h? " Don Pepe nunca negó su origen campesino. Pero don Pepe no acumulaba tierra porque sí. Los recursos obtenidos con el negocio agrícola le permitieron entrar en una actividad mucho más lucrativa, y de paso empezar a financiar a los pobres gobiernos de la época. Impulsó la terminación del Ferrocarril de Amagá y el del Pacífico, y su fortuna le alcanzó para ayudar a fundar en 1905 el Banco Central, durante el gobierno de Rafael Reyes, entidad que centralizó todas las rentas de la Nación.

Hombre del campo Si bien en Bogotá se preservó su imagen gracias a la avenida que lleva su nombre, don Pepe era en realidad un paisa de tiempo completo. "Yo no fui pendejo. Los remates "No nos matemos entre nosotros. Las herencias que dejó la 'Tía Meme', como se conocía a la hija del antioqueño Pepe Sierra. Nacida en 1876, era un personaje excéntrico dentro de la sociedad bogotana, por la decoración de su casa, su forma de vestir y hablar, y evidentemente por su opulencia.

Las herencias que dejó la 'Tía Meme', como se conocía a la hija del antioqueño Pepe Sierra

Por su generosidad y simpatía todos le empezaron a decir 'Merceditas' o la 'tía Meme'. Se la pasó viajando por el mundo gracias a lo cual recolectó una gran colección de piezas de arte y en sus estadías en Bogotá se dedicaba a cuidar a su esposo Enrique Pérez que quedó inválido a causa de una enfermedad. Su obsesión por coleccionar bibelots era semejante a la de su padre por coleccionar haciendas.

Miles de curiosidades como costosas porcelanas eran exhibidas en los salones de lo que se conoce actualmente como Museo El Chicó. Heredó el Chicó y junto al resto de la fortuna que recibió no se perdía en pequeñas caridades, pues como don Pepe, hacía donaciones con el mismo espíritu con que él hacía negocios. Otro pedazo de terreno fue vendido a la Arquidiócesis de Bogotá para que construyera su seminario conciliar. CON LAS HORAS CONTADAS. Hará sesenta años la Arquidiócesis de Bogotá negoció con doña Mercedes Sierra de Pérez unos terrenos en El Chicó, para construir un seminario.

CON LAS HORAS CONTADAS

Con un cheque, pagó 11 hectáreas de bosque nativo, al borde de las sierras orientales. Doña Mercedes, un ser maravilloso que apoyó con infinita generosidad causas muy nobles, rompió el cheque y donó a perpetuidad los terrenos para que la Arquidiócesis construyera el seminario. Y corrió con parte de los gastos. En la capilla del seminario reposan los restos de doña Mercedes y de su marido, don Enrique Pérez. Frente al seminario, al otro lado de la carrera séptima, doña mercedes donó su residencia y tres hectáreas de jardines, a la ciudad de Bogotá. El cuento viene a propósito de la posible venta del Seminario Mayor.

No niega, sin embargo, que se han oído y seguramente se oirán propuestas . Ubicado en lugar estratégico, en medio del hermoso bosque nativo, el seminario se presta para un buen negocio. Lunieto@cable.net.co Publicación eltiempo.com Autor. Museo El Chicó, un aliado de la memoria. Sin embargo, el deseo de la 'tía Memé', como era mejor conocida Mercedes, está intacto: su colección de arte y antigüedades, los viejos árboles de sus jardines con sus 43 fuentes de agua y un parque infantil son su legado para la ciudad en el museo El Chicó.

Museo El Chicó, un aliado de la memoria

El disfrute ahora está en admirar y escuchar la historia de su colección de lámparas, muebles, espejos y arte de finales de 1800 y principios de 1900 traídos de Europa y de Asia. La 'tía Memé' heredó la hacienda El Chicó de su papá, el millonario Pepe Sierra, en 1921. El terreno había sido utilizado por Juan de Olmos en 1620 como capellanía e iba de la cuchilla de los cerros orientales a lo que hoy conocemos como Autopista Norte, y de la calle 72 a la 100.

Museo el chico

FUNDACIÓN RAFAEL POMBO. ¡Mírenle la estampa!

FUNDACIÓN RAFAEL POMBO

Parece un ratón que han cogido en trampa con ése morrión. Fusil, cartuchra, tambor y morral, tiene cuanto quiera n... Según decires públicos doña Pánfaga hallábase hidrópica o pudiera ser víctima de apoplético golpe fatal, su exorbitante estómago era el más alarm... La Natura y la Moral son dos maestras socias y hermanas, como hijas de un mismo Dios que a cada instante anuncian y prueban, ellas nos aconsejan; ... El niño -¿En qué piensas todo el día tendido sobre la yerba?

Simón el Bobito llamó al pastelero: «¡A ver los pasteles! El niño -Mariposa vagarosa rica en tinte y en donaire ¿qué haces tú de rosa en rosa? Érase una viejecita sin nadita que comer sino carnes, frutas, dulces, tortas, huevos, pan y pez. Viénele a un mono la chusca idea De ornar con flores a una marrana, Y ella al mirarse ya tan galana, Envanecida se contonea.

Pastorcita perdió sus ovejas ¡y quién sabe por dónde andarán! ¡Triqui! INFOGRAFIA INTERACCION. Trabajo investigacion alejandro. Infografia interaccion viernes entrega. Del espacio público en Bogotá en el siglo xx: una mirada histórica desde las prácticas sociales. Museo de "El Chicó"