background preloader

Disciplina positiva

Facebook Twitter

He aprendido a decir "sí" sin miedo y "no" sin culpa. Lo he hecho.

He aprendido a decir "sí" sin miedo y "no" sin culpa

Vivo sin miedo y he perdido la vergüenza, ahora ya no temo decirte que en tu metro cuadrado puedes hacer lo que quieras, pero en el mío, quiero tu respeto. Digo “no” sin tapujos a quien me trae tempestades en días despejados y digo “sí” a mi vida, a mis antojos y por supuesto, a mi dignidad. Autoafirmarnos sin agredir es un actitud y un comportamiento que no todo el mundo sabe llevar a cabo. En ocasiones, se llega a confundir el orgullo con el egoísmo o la reafirmación de uno mismo con la imposición de los propios valores.

Ahora bien, decir “sí” sin miedo y “no” sin culpa es mucho más que un necesitado ejercicio de higiene mental y supervivencia. Visto como quiero, voy y vengo cuando lo deseo, escucho, respeto y opino. En nuestro día a día nos encontramos a menudo con el mismo tipo de personas. Te proponemos reflexionar sobre ello en el siguiente artículo. 5 Juegos para Fomentar las relaciones positivas en el aula. «Castigar con silencio es más peligroso que con palabras. Y se hereda de padres a hijos» «Las palabras son poderosísimas.

«Castigar con silencio es más peligroso que con palabras. Y se hereda de padres a hijos»

Pueden llegar a determinar el rumbo de nuestro pensamiento, nuestra actitud ante la vida e incluso, nuestra salud y longevidad». Esa es la teoría de Luis Castellanos y su equipo, expertos en neurociencia, y autores del libro «La Ciencia del lenguaje positivo». En él plantean que el uso de determinadas palabras (o la ausencia de estas) en el día a día puede suponer la diferencia entre el éxito y la derrota en cualquier ámbito. «El lenguaje nos permite gestionar nuestra propia inteligencia», asegura. «Si nos parece normal dedicar todos los días un tiempo a cuidar nuestro cuerpo, a asearnos, vigilar nuestra dieta o hacer algo de ejercicio, ¿por qué no dedicar también a cuidar cada una de nuestras palabras?» —La mayoría de nuestros deseos están centrados en mejorar nuestras circunstancias, pero estamos lejos de plantearnos mejorar nuestro lenguaje: así somos, así hablamos.

—El lenguaje refleja nuestra existencia, nuestra historia, nuestras esperanzas. Nueve consejos para poner límites sin gritar ni amenazar – Mónica Serrano. Una de las situaciones en las que más frecuentemente perdemos el respetoen la comunicación con nuestros hijos es cuando tenemos que establecer un límite o responder con una negativa a una petición.

Nueve consejos para poner límites sin gritar ni amenazar – Mónica Serrano

Casi de manera automática, subimos el volumen de la voz y nuestro tono empeora cuando de establecer un límite se trata. Frases del tipo: “No pegues a tu hermano”, “No puedes subirte ahí”, “Te tienes ir a la cama”, “Debes vestirte ya”… se dicen, muchas veces, con gritos y desprecio, con tono de amenaza. ¿Os veis reflejados? Esto parte de la idea de que para lograr que nuestros hijos respeten un límite hay que decirlo de forma agresiva o amenazante. Realmente, los niños muchas veces intentarán lograr lo que desean y, si el límite constituye un obstáculo para ello, lógicamente, intentarán salvarlo. Los niños, quizás, obedecerán cuando les gritemos o amenacemos para que respeten un límite. Diferencias entre poner un castigo y hacer cumplir los límites. Las diferencias entre poner un castigo y hacer cumplir los límites es otras de las dudas más recurrentes en los talleres (otra de esas dudas ya la tienes respondida aquí).

Diferencias entre poner un castigo y hacer cumplir los límites

Cuando te llevas a tu hija del parque porque quiere cruzar la calle sola ¿no es un castigo?. El hecho de que tus hijos pierdan privilegios lo vivirán como castigos o no dependiendo de varios factores: La forma en la que lo pierde.La intención con la que se lo haces perder.La creencia que genera en el niño. Sobra decir que los límites son necesarios. Los niños se sienten seguros cuando saben a qué atenerse y hasta donde pueden llegar. ES UN CASTIGO : “Cómo tardes más en la ducha te quedas sin ver los dibujos animados antes de la cena”. ES UNA CONSECUENCIA LÓGICA: “Si el tiempo de la ducha se alarga, no vas a poder ver los dibujos animados antes de la cena. (Y por supuesto, si ha alargado la ducha y se ha hecho tarde, no se ponen los dibujos, se ponga como se ponga tu hijo). ¿En qué se diferencian? Un abrazo, Doris. Los 5 elementos de una crianza sin castigos. Prepárate para enojarte conmigo en este artículo.

Los 5 elementos de una crianza sin castigos

De entrada te digo que este no es un artículo informativo sino de llamada de atención y que no tengo un tono conciliante y armónico, sino discrepante y cuestionador. Se trata de mi oposición a la campaña "Tregua entre mamás" . Si tú eres una de aquellas personas que vio y apoyó a la campaña "Tregua entre mamás" , te invito a reflexionar acerca de las implicaciones de tu apoyo a la misma. Cuando termines de leer esto, ciertamente puedes elegir mantener tu misma postura inicial y sentirte orgullosa de tí misma en el saber de que estás contribuyendo a un mundo más pacífico y menos contrariado. Si por el contrario he cambiado tu forma de pensar acerca de esta campaña, te invito entonces a dejar de propagarla en las redes sociales.

¿Pero qué hay de malo en este tipo de campañas? Como verás, los temas son variados. 3- La campaña es peligrosa propaga la guerra entre madres en vez de evitarla.