background preloader

Mitología Griega

Facebook Twitter

Mitología en el arte: Símbolos y atributos. Símbolo: Más representado en Roma que en Grecia. Se le representa como un hombre joven y feroz, armado. A veces va montado en un carro llevado por caballos salvajes (hijos de una Erinia). Atributos: Armas, lanza, casco, carro, antorcha encendida, incendios. Sus animales son el buitre, el perro y el jabalí. Símbolos: Se le representa como un hombre con largos cabellos, túnica sin mangas. Símbolos: Uno de los hijos favoritos de Zeus, siempre respetado y admirado, incluso entre los dioses.

Atributos: Sus atributos son la lira, el arco, las flechas, el trípode. el ónfalos, y el sol. Símbolos: Diosa de la caza, la castidad y de la lunaFigura: Se la representaba bajo los rasgos de una cazadora joven, acompañada de un perro o de una cierva, como vestido un chitón dórico solo hasta las rodillas, cuyos pliegues se recogían por debajo del pecho. Atributos: Sus atributos son el arco, el carcaj, flechas, y la Luna creciente. Símbolos: Alegre, popular, nunca sombrío, joven, delgado, desnudo. EL RINCÓN DEL ARTE: Los líos de faldas de Zeus. Todos conocemos al dios gracorromano Zeus (Júpiter, en Roma), jefe supremo de los Dioses y mortales y dios del cielo y los cambios atmosféricos. Zeus está presente en un gran número de mitos de la Antigüedad y ha sido fuente de inspiración para artistas de todos los tiempos. Pero sin duda, la mayoría de representaciones del dios en la historia del arte son las que lo muestran con sus numerosas amantes.

Así que en esta ocasión os voy a hablar de los innumerables líos de Zeus y su plasmación en el arte. Este tema ha tenido mucho éxito cuando lo he expuesto en público, espero que a vosotros también os guste. A continuación os muestro un listado con las principales amantes de Zeus, tanto diosas como mortales, y su correspondiente descendencia. HERA: Ares, Hebe e IlitiaDEMETER: PerséfoneLETO: Apolo y ArtemisaMAIA: HermesMETIS: AteneaMNEMOSINE: las Musas TEMIS: las Horas (personificación de las estaciones) y las Moiras (personificación del destino) Hades. Hades. Dios de los muertos que custodia las almas de los muertos en su reinado, que también se designa Hades, impediendo su vuelta al mundo de los vivos.

Iconografía de Hades Hades es a menudo representado sosteniendo un cuerno de abundancia, símbolo de la riqueza. Aparece pocas veces solo, normalmente al lado de su mujer y con el cetro. Se le representa con barba, cabellos aspros, igual que Posidón y Zeus. También es habitual que en sus representaciones aparezca un gallo, animal que se sacrificaba para las divinidades ctónicas. Mitología de Hades Hades (Plutón, en latín) es hijo de Crono y Hera y hermano de Zeus, Posidón, Hera y Deméter. Al nacer, fue tragado por Crono y luego expulsado (como a sus hermanos); participó en la lucha contra los Titanes, y los Cíclopes lo armaron con un casco que volvía invisible al que lo llevaba. Hades reina en los Infiernos, sobre los muertos, siendo un amo despiadado que no permite a ninguno de sus súbditos a volver a la tierra.

El culto a Hades. Pines sobre olympiansrule.com.vhost.zerolag.com en Pinterest. Apolo. Apolo Palatino, copia romana antigua de un original griego del siglo IV a. C. (Museos Capitolinos) Como jefe de las Musas (Apolo Musageta) y director de su coro actuaba como dios patrón de la música y la poesía. Su lira se convirtió en un atributo común de Apolo.

Apolo fue identificado sincréticamente con un gran número de divinidades mayores y menores en sus diferentes lugares de culto, y sobrevivió secretamente a lo largo del florecimiento del cristianismo primitivo, que se apropió de muchos de sus atributos para adornar sus propios personajes sagrados como Cristo y el Arcángel San Miguel. Etimología[editar] Para Plotino, su nombre significa la negación de la pluralidad: "no muchos", y agregó que para los pitagóricos significaba el Uno. También es posible[12] que apellai derive de una forma antigua de Apolo que pueda ser equiparada con Apaliuna, un dios anatolio cuyo nombre posiblemente signifique ‘padre león’ o ‘padre luz’. Orígenes del culto a Apolo[editar] Lugares de culto[editar]

Artemisa. En la mitología griega, Artemisa[1]​ o Ártemis[2]​ (en griego antiguo Ἄρτεμις —nominativo— o Ἀρτέμιδος —genitivo—) fue una de las deidades más ampliamente veneradas y una de las más antiguas. Algunos investigadores[3]​ creen que su nombre y, de hecho la propia diosa, era originalmente pregriega.[4]​[5]​ Homero alude a ella como Artemis Agrotera, Potnia Theron, ‘Artemisa del terreno virgen, Señora de los Animales’.[6]​ En el periodo clásico de la mitología griega, Artemisa fue descrita a menudo como la hija de Zeus y Leto, y la hermana melliza de Apolo.

Fue la diosa helena de la caza, los animales salvajes, el terreno virgen, los nacimientos, la virginidad y las doncellas, que traía y aliviaba las enfermedades de las mujeres. A menudo se la representaba como una cazadora llevando un arco y flechas.[7]​ El ciervo y el ciprés le estaban consagrados. Etimología[editar] Cabeza de bronce praxiteliano del siglo IV de una diosa llevando una corona lunar, hallada en Issa (Vis, Croacia). Carros Lira. Atenea. La versión más tradicional de su mito la representa como hija partenogenética de Zeus, nacida de su frente completamente armada después de que se tragase a su madre. Jamás se casó o tuvo amantes, manteniendo una virginidad perpetua. Era imbatible en la guerra, ni el mismo Ares pudo derrotarla. Fue patrona de varias ciudades pero se volvió más conocida como protectora de Atenas y de toda la región del Ática. También protegió a muchos héroes y otras figuras míticas, apareciendo en una gran cantidad de episodios de la mitología.

Fue una de las deidades más representadas en el arte griego y su simbología ejerció una profunda influencia sobre el propio pensamiento de aquella cultura, en especial en los conceptos relativos a la justicia, la sabiduría y la función social de la cultura y las artes, cuyos reflejos son perceptibles hasta nuestros días en todo el Occidente. Mitología[editar] Nacimiento[editar] Otras tradiciones[editar] Atenea Partenos[editar] Erictonio[editar] Señora de Atenas[editar] Hermes. Papeles[editar] Su carácter original de divinidad de la naturaleza pelasga o arcadia desaparece gradualmente en las leyendas. Como heraldo de los dioses, preside sobre la habilidad en el uso de la palabra y la elocuencia en general, pues los heraldos son oradores públicos en las asambleas y otras ocasiones.[4]​[5]​[6]​[7]​ Como diestro orador, era especialmente empleado como mensajero cuando se requería elocuencia para lograr el objetivo deseado.[8]​[9]​[10]​ De ahí que las lenguas de los animales sacrificados le fueran ofrecidas.[11]​[12]​ Hermes atándose la sandalia por François Rude (Museo del Louvre).

Hermes también actuaba como un psicopompo o guía de los difuntos, a quienes se les ayudaba a encontrar su camino hasta el Inframundo. En muchos mitos griegos, Hermes es representado como el único dios además de Hades y Perséfone que podía entrar y salir del Inframundo sin problemas. Etimología[editar] Epítetos[editar] Argifonte[editar] Logios[editar] Otros[editar] Culto de Hermes[editar] Herse. Poseidón. Culto[editar] Ruinas del templo de Poseidón en el cabo de Sunión. Poseidón era un importante dios municipal de varias ciudades: en Atenas, era el segundo en importancia por detrás sólo de Atenea, mientras en Corinto y en muchas ciudades de la Magna Grecia era el dios jefe de la polis. Como Dioniso, que enfervorizaba a las Ménades, Poseidón también provocaba ciertas formas de perturbación mental. Un texto hipocrático de c. 400 a. C., Sobre la enfermedad sagrada, afirma que era considerado culpable de ciertos tipos de epilepsia. Etimología[editar] Los orígenes del nombre «Poseidón» no están muy claros.

Prehistoria griega[editar] Fuente de Neptuno en la ciudad de Monterrey, México. Si se da crédito a las tablillas en lineal B que se conservan, el nombre po-se-da-wo-ne (Poseidón) aparece con mayor frecuencia que di-u-ja (Zeus). Los nombres de Deméter y Poseidón están relacionados en una tablilla de Pilos, donde aparecen como po-se-da-wo-ne y da-ma-te, en el contexto sagrado de echar a suertes. Dioniso. Antigua estatua romana del tipo Madrid-Varese de Dioniso descansando sobre una herma (c. 150 d.

C., Museo del Prado, Madrid). El séquito de Dioniso era llamado el tíaso, y estaba formado principalmente por ménades (sus compañeras de orgía). Otro mito dionisíaco aparece en el credo del orfismo, donde los antiguos Titanes matan al pequeño dios Dioniso, hijo de Zeus y Perséfone, luego de atraerlo con brillantes juguetes hacia una trampa, después es descuartizado, cocido y devorado. Entonces, Zeus castiga y fulmina con su rayo a los Titanes (pero como el corazón de Dioniso no fue devorado, del corazón resucita el hijo de Zeus).

Adoración[editar] Escena de iniciación dionisíaca de Cesarión. Dioniso es un dios de ritos religiosos mistéricos, como los de Deméter y Perséfone en la ciudad de Eleusis, próxima a Atenas. Heródoto sabía que el culto a Dioniso llegó más tarde a los griegos que el resto, pues comenta: Bacanales[editar] Estatua de Dioniso en Delos. Introducidas en Roma (ca. 200 a. Deméter. Deméter[1] o Demetra[2] (en griego antiguo Δημήτηρ o Δημητρα, ‘diosa madre’ o quizás ‘madre distribuidora’, quizá del sustantivo indoeuropeo *dheghom *mater) es la diosa griega de la agricultura, nutricia pura de la tierra verde y joven, ciclo vivificador de la vida y la muerte, y protectora del matrimonio y la ley sagrada. Se la venera como la «portadora de las estaciones» en un himno homérico, un sutil signo de que era adorada mucho antes de la llegada de los olímpicos.

El himno homérico a Deméter ha sido datado sobre el siglo VII a. C.[3] Junto a su hija Perséfone eran los personajes centrales de los misterios eleusinos que también precedieron al panteón olímpico. Es fácil confundir a Deméter con Gea, su abuela, y con Rea, su madre, o Cibeles. Los epítetos de la diosa revelan lo amplio de sus funciones en la vida griega. Títulos y funciones[editar] En diversos contextos, se invoca Deméter con diversos epítetos: Teócrito recordaba un papel más antiguo de Deméter: Véase también[editar] Hades. Busto de Hades. Copia romana en mármol de un original griego del siglo V a.

C.; el manto oscuro es un añadido moderno (Museo Nacional Romano). Hades es el mayor hijo varón de Cronos y Rea. Según el mito, él y sus hermanos Zeus y Poseidón derrotaron a los Titanes y reclamaron el gobierno del cosmos, adjudicándose el inframundo, el cielo y el mar, respectivamente; la tierra sólida, desde mucho antes provincia de Gea, estaba disponible para los tres al mismo tiempo. El reino de Hades[editar] En los antiguos mitos griegos, el reino de Hades es la neblinosa y sombría[2] morada de los muertos (también llamada Érebo), a la que iban todos los mortales. En la mitología romana, la entrada al Inframundo localizada en el Averno, un cráter cercano a Cumas, fue la ruta usada por Eneas para descender al reino de los muertos.[4] Por sinécdoque, «Averno» puede usarse como referencia a todo el inframundo.

El dios mayor del inframundo[editar] Culto[editar] Representaciones artísticas[editar] Mitos[editar] Hefesto. Hefesto era bastante feo, y estaba lisiado y cojo. Incluso el mito dice que, al nacer, Hera lo vio tan feo que lo tiró del Olimpo y le provocó una cojera. Tanto es así, que caminaba con la ayuda de un palo y, en algunas vasijas pintadas, sus pies aparecen a veces del revés. En el arte, se le representa cojo, sudoroso, con la barba desaliñada y el pecho descubierto, inclinado sobre su yunque, a menudo trabajando en su fragua. La apariencia física de Hefesto indica arsenicosis, es decir, envenenamiento crónico por arsénico que provoca cojera y cáncer de piel. El arsénico se añadía al bronce para endurecerlo y la mayoría de los herreros de la Edad de Bronce habrían padecido esta enfermedad. Nacimiento[editar] Hefesto era hijo de Hera, con Zeus o sin él. De cualquier forma, en el pensamiento griego los destinos de Atenea, diosa de la sabiduría y la guerra, y Hefesto, dios de la forja que fabricaba las armas de la guerra, estaban relacionados.

Caída y regreso al Olimpo[editar] Prometeo[editar] Ares. Los griegos nunca confiaron en Ares,[5] quizá porque ni siquiera estaba influenciado por el espíritu de pertenecer a un bando, sino que a veces ayudaba a una parte y a veces a la otra, según le dictaban sus inclinaciones. Su mano destructiva se veía incluso tras los estragos provocados por plagas y epidemias.[6] Este carácter salvaje y sanguinario de Ares lo hacía ser odiado por otros dioses, incluidos sus propios padres.[7] «Ares» fue también un adjetivo y epíteto en la época clásica: eran comunes los títulos Zeus Areios, Atenea Areia e incluso Afrodita Areia.[8] Culto[editar] Copia de una escultura representando a Ares, obra de Alcámenes. Ares era el dios griego que personificaba a la guerra.

La isla cercana a la costa de la Cólquide en la que se creía que moraban los pájaros del Estínfalo, y que se llamaba isla de Ares, Aretias, Aria o Chalceritis, estaba también a él consagrada.[14] [15] También se rendía culto a una divinidad egipcia llamada Ares.[21] Símbolos[editar] Mitología[editar] Afrodita. Orígenes[editar] El nombre Ἀφροδίτη era relacionado por etimología popular con ἀφρός aphrós, ‘espuma’, interpretándose como ‘surgida de la espuma’ y personificándola en un mito etiológico que ya era conocido para Hesíodo.[2]​ Tiene reflejos en el mesapio y el etrusco (de ahí «abril»), que probablemente fueron tomados prestados del griego.

Aunque Heródoto estaba al tanto de los orígenes fenicios de Afrodita,[3]​ los intentos lingüísticos por derivar el nombre «Afrodita» del semítico Aštoret, mediante transmisión hitita sin documentar, siguen sin ser concluyentes. Una sugerencia de Hammarström,[4]​ rechazada por Hjalmar Frisk, relaciona el nombre con πρύτανις, un préstamo griego de un cognado del etrusco (e)pruni, ‘señor’ o similar. Mallory y Adams ofrecen una etimología del indoeuropeo abhor, ‘muy’ + dhei, ‘brillar’.[5]​ Culto[editar] Afrodita agachada. Museo Británico. Prostitución ritual[editar] Periodo romano tardío[editar] Afrodita Urania y Afrodita Pandemos[editar] Nacimiento[editar] Hera. Hera recibiendo el cinturón de Afrodita. Hera fue conocida por su naturaleza celosa y vengativa, principalmente contra las amantes y la descendencia de Zeus, pero también contra los mortales con los que se cruzaba, como Pelias. Paris, quien la ofendió al elegir a Afrodita como la diosa más bella, se ganó así su odio eterno.

Etimología[editar] Afirma Burkert: «El nombre de Hera, la diosa del matrimonio, admite una variedad de etimologías mutuamente exclusivas; una posibilidad es relacionarlo con hora [ὡρα], ‘estación’, e interpretarlo como listo para el matrimonio.»[2] En una nota, registra los argumentos de otros investigadores «sobre el significado ‘Señora’ como femenino de Heros, ‘Señor’.» Culto[editar] Santuarios más antiguos, cuya dedicación es menos segura, eran del tipo micénico llamado «casas santuario».[5] Las excavaciones de Samos han descubierto ofrendas votivas, muchas de ellas de finales de los siglos VIII y VII a. Importancia antigua de Hera[editar] Matriarcado[editar] [editar] Zeus.