background preloader

ECONOMIA

Facebook Twitter

¿Quiénes son los bárbaros? Rogelio López Cuenca (Málaga, 1959) presenta en la Sala Alcalá 31 de Madrid una exposición titulada Los Bárbaros.

¿Quiénes son los bárbaros?

La intencionalidad, cariñosa y malvada, una marca de fábrica, comienza en el título. Decimos bárbaros y lo primero que imaginamos es una gente hirsuta venida del Norte con intenciones guerreras. Haciendo un pequeño esfuerzo histórico pensamos quizá en la idea griega de la barbarie y según nos vamos acercando al siglo XIX, vemos como esa barbarie se va extendiendo a los africanos, a los americanos, a los australianos… Cómo en época griega, esa idea de barbarie es total y exclusivamente nuestra, en tanto la hemos ligado a la idea de superioridad de nuestra civilización, en nombre de la cual se han justificado y ejecutado las mayores atrocidades. Esa contradicción se manifiesta en un lateral del monumento a Colón: la reina Isabel I entregando sus joyas para financiar el Descubrimiento. Nuestra idea del Otro. “La izquierda debería poner el foco en la libertad” En marzo de 2016, la web liberal Vox.com declaraba a Jacobin “vencedor de la batalla de las ideas en la izquierda” en Estados Unidos.

“La izquierda debería poner el foco en la libertad”

Habían pasado apenas cinco años desde que Bhaskar Sunkara, un joven universitario, llevara a cabo lo que a muchos les pareció una temeridad, pero terminó resultando una suerte de milagro pagano: fundar, en pleno siglo XXI, una revista de teoría y estrategia socialista, a todo color, en papel, producida por y para la generación millennial. Con una mezcla de rigor académico, diseño elegante y decisión revolucionaria, Jacobin ha cultivado una legión de 15.000 suscriptores, 700.000 lectores mensuales en Internet y casi 200.000 seguidores en Facebook. Cada mes, cientos de grupos de lectura por todo Estados Unidos se reúnen para debatir una selección de artículos de la revista sobre política, economía y cultura desde una perspectiva decididamente socialista.

Sí, eso creo. El no rescate de Rajoy, o cómo los españoles rescataron a los bancos alemanes. La semana pasada hemos tenido noticia del magro resultado de las gestiones realizadas para recuperar el dinero invertido en el rescate de las entidades bancarias.

El no rescate de Rajoy, o cómo los españoles rescataron a los bancos alemanes

De la cuantía final de 51 mil millones de euros, sólo se han recuperado, hasta la fecha, 2.686 millones. Es decir, que estamos a la espera de saber qué pasará –si es que pasa algo-- con los otros 48.324 millones de euros. En cualquier caso, ya se ha informado de que una parte será completamente irrecuperable. El “préstamo en condiciones ventajosas”, sin “coste para la ciudadanía”, se ha convertido en una pesada factura que, probablemente, no tuviéramos más remedio que pagar, si no queríamos que nuestro sistema financiero se evaporara y con él los ahorros y las inversiones de millones de personas, llevando el país al caos. Es la ventaja del sistema bancario y su particular concepción del riesgo moral: si gano, gano yo, si pierdo, pierdes tú.

Las cifras no lo son todo. CTXT. ¿Quieres suscribirte por solo 6 euros al mes? Más de mil hipotecas al día. El mercado hipotecario ha vuelto a dispararse: esa es la media de contratos para financiar la adquisición de viviendas que la banca lleva firmando este año cada día que abre las sucursales.

Más de mil hipotecas al día

¿Viene otra burbuja? Quién sabe. Aunque quizá se trata, más bien, de un pequeño cambio cultural o de un regreso a modelos anteriores a la burbuja: la adquisición de viviendas para después alquilarlas está animando el mercado. Los pisos se han convertido en uno de los objetos más atractivos para pequeños inversores pacientes por varios motivos entre los que destaca la combinación de tres: el descenso de los precios por la escasa actividad en el mercado, la moderación de las estrategias bancarias tras el rescate y los bajos tipos de interés que impone el Banco Central Europeo (BCE) –el Euribor es negativo desde febrero-- y que, a su vez, reduce las expectativas de negocio de los bancos.

“La clave está en los pisos de segunda mano” Ha-Joon Chang on IMF, WTO, World Bank and Protectionism. Economia de Batxillerat. David Suzuki - Economics is not a Science. David Suzuki - Economics is not a Science. Menos derechos laborales y menos sindicatos: menos ciudadanos. Como ya argumentase T.

Menos derechos laborales y menos sindicatos: menos ciudadanos

H. Marshall en su ensayo Ciudadanía y Clase Social, ser ciudadano sólo es posible si reunimos tres tipos de derechos: civiles, políticos y socioeconómicos. Cada sociedad ha seguido trayectorias distintas en su camino hacia la ciudadanía. En España, por ejemplo, no sería hasta los años 80 cuando logramos ser ciudadanos de pleno derecho, mientras que en muchos países de nuestro entorno lo lograron tras la II Guerra Mundial. Considerar que los requisitos de ciudadanía se circunscriben a estos tres tipos de derecho tiene dos implicaciones relevantes. En la Fundación Alternativas acabamos de publicar nuestro Informe sobre la Democracia en España 2013. Si seguimos los argumentos de Marshall, un ataque al sindicalismo es una forma de reducir nuestros derechos de ciudadanía. Una parte de este ataque se explica por prejuicios ideológicos. Junto a esta ofensiva, también encontramos argumentos algo más “técnicos”.

Inside Job Documental Latino 2010. Josep Manel Busqueta.

Minut 12, factors de producció – mariasprofe

Comprendre el món per a transformar-lo! Inicio - ¿Dónde van mis impuestos?