background preloader

Perdón y Reconciliación

Facebook Twitter

Actividad del MOOC 1. Módulo 1. Desafío 1.

Significado de Perdón. Qué es el Perdón: Perdón es la acción y el resultado de perdonar. Se puede perdonar, entre otras cosas, una ofensa (por ejemplo, un insulto), una pena (cadena perpetua, arresto domiciliario...), una deuda (por ejemplo, económica). También es la indulgencia o la remisión de los pecados. La palabra 'perdón' también tiene otros significados y se utiliza en varios contextos para expresar disculpa en general ('Perdón, no me había dado cuenta'), por ejemplo cuando se interrumpe un discurso ('Perdón, ¿sabéis qué hora es? '). También se emplea a modo de disculpa para excusarse en una conversación ante algo que se dice de forma inapropiada ('He visto por la calle al tío ese, perdón, a tu novio').

En algunos casos se utiliza la fórmula 'con perdón'. Algunos sinónimos son: indulto, amnistía, condonación, absolución, gracia y clemencia. El valor del perdón El perdón se suele considerar un valor humano. Muchas religiones tratan en su doctrina elementos como el perdón, el arrepentimiento y el sacrificio. ¿Qué es el perdón?

El perdón es una liberación del resentimiento con algún ofensor. En suma, es la renuncia a los resentimientos e indignación que ha causado una ofensa. El perdón surge de la libertad y la caridad. No obstante, la presencia del perdón no impide la aplicación de la justicia ante el ofensor. ¿El perdón es subjetivo? El perdón nace en el sujeto que recibió la ofensa, pues sólo en esta calidad puede liberarse de los posibles resentimientos que tenga contra el agresor. El ofensor no puede perdonar, porque la ofensa no recayó en él, sino que de él se originó. Cuando perdonamos ejercemos la caridad en un grado mayor, pues, si la caridad es amor, y el amor es el deseo del bien del otro, le hacemos un bien a nuestro ofensor cuando lo liberamos de nuestro resentimiento y posible violencia.

Perdón y misericordia El acercamiento al bien del ofensor por parte del ofendido a través del perdón se entiende mejor si se confronta la misericordia con el perdón. Se puede hablar del perdón como una liberación. Significado de Perdón - Qué es, Definición y Concepto. Perdón es la acción por la que aceptamos las disculpas del otro si estimamos haber sufrido una ofensa, o a la inversa ofrecemos nuestras disculpas. Perdonar proviene del latín per que indica acción y donare que significa “dar, obsequiar, regalar”, por lo que perdón es un acto de generosidad por parte de quien perdona. Perdonar significaba, en sus orígenes, regalar al deudor aquello que le debía pagar al acreedor.

Ante un conflicto interpersonal, las disculpas deben presentarse cuanto antes para reducir los efectos perniciosos de la conducta errónea. Sin embargo, es preferible esperar el momento oportuno buscando cierta calma, puesto que no es posible argumentar racionalmente en medio de la crispación emocional, ni el ofendido tiene capacidad para escuchar en medio de ella. El perdón tiene una connotación ética elevada, expresando siempre un previo arrepentimiento de quien ha causado la ofensa, y una actitud de disposición a dejar el incidente atrás por parte del ofendido.

Educar en valores a los niños: el valor del perdón. A veces resulta difícil y a veces demasiado sencillo como para ser sincero. Hablamos del perdón en los niños, de la necesidad de enseñarles a disculparse sinceramente, a reconocer su error y a tratar de enmendar el daño. Hablamos de educar en valores a los niños, en valores tan importantes como el perdón. Por qué enseñar a los niños el valor del perdón Algunos niños descubren pronto el efecto inmediato del perdón y se ocupan de repetirlo cada vez que hacen algo que no deben.

Pero esas disculpas no son sinceras, sino que salen de su necesidad de dar por zanjado el asunto cuanto antes. Otros niños, en cambio, sienten vergüenza, demasiado orgullo o demasiado miedo a las consecuencias como para pedir perdón. En ambos casos es necesario inculcarles el valor del perdón, explicando los motivos por los que unas disculpas son necesarias. Un niño que sabe pedir perdón, sabrá reconocer sus errores y también responsabilizarse de ellos. Cómo enseñar a los niños a pedir perdón Laura Vélez. La familia y el perdón. Sin perdón, morimos por dentro. Con él, aun cuando los recuerdos sigan en nuestra mente, al menos, podremos empezar a mirar hacia adelante. A pesar del gran amor que tenemos por nuestra familia, muchas veces, perdonar es difícil.

Tal vez nos han tratado mal o han despreciado nuestro amor y cuidado. Lo cierto es que debemos perdonar incluso cuando la otra persona no se arrepienta o no cambie de actitud. Por lo general buscamos excusas como: «Si tan solo dejara ese estilo de vida (o las drogas o el licor)», o bien, «Si dejara a ese hombre (o mujer) que parece estarle succionando la vida». No obstante, debemos hacerlo a pesar de que no haya evidencia de cambio alguno. Esto no significa que mantengamos una actitud pasiva ante el abuso, la humillación o la agresión.

Lo contrario al perdón es el rechazo. El perdón debe darse a pesar de las heridas profundas, los sueños frustrados o las promesas rotas. Hay dos definiciones de perdón que deben tenerse presente para comprender en qué consiste. Iglesia Católica retoma protagonismo ante crisis en Nicaragua. En medio de la población, recorriendo los barrios y ciudades que más han sufrido la violencia, obispos y sacerdotes han salido a la calle para estar al lado de las victimas de la represion y detener lo que han denominado una "masacre”. La Iglesia Católica de Nicaragua no ha guardado silencio ante la violencia del gobierno de Daniel Ortega y está asumiendo un papel protagónico, como mediadora y del lado de la oposición, lo que le ha valido amenazas de muerte. ¿Qué quedó de su supuesta adhesión a la izquierda, con la Revolución Sandinista y la Teología de la Liberación? Consultados por DW, expertos aclaran que la Iglesia del país centroamericano siempre ha tenido una posición heterogénea, con distintas tendencias.

"En los años 60, muchos sacerdotes dieron un giro hacia la izquierda y la teología de la liberación, con un evangelio social de y para los pobres. Las protestas en Nicaragua ya dejaron más de 280 muertos. Pero no todos adhirieron a esta corriente. Amenazados de muerte.