background preloader

Juan Rulfo

Facebook Twitter

Rulfo e Cunqueiro. Sempre crin que había unha relación entre os mundos literarios de vivos e mortos de Álvaro Cunqueiro e Juan Rulfo (nacido este na Nueva Galicia mexicana, hoxe Jalisco, hai este mes cen anos).

Rulfo e Cunqueiro

Mais nunca o vin tan claro como ao ler unhas declaracións onde o autor de Pedro Páramo explica as súas orixes nunha rexión conquistada e logo colonizada por labregos españois. Asegura que foi iso o que o levou a buscar na súa literatura «o sincretismo entre o español e o indíxena», porque «o que se chama a raíz do mestizo non é senón o sincretismo en que nos deixou España, a medias entre o cristianismo e a outra relixión, e a medias tamén na cultura.

De certo, na miña obra literaria hai unha mestura de tempo indíxena e tempo español. Un sincretismo. Juan Rulfo - Pagina oficial - Fundacion Juan Rulfo. La Fundación Juan Rulfo fue constituida en 1996 por la familia del escritor y fotógrafo mexicano con la finalidad de cuidar y difundir el legado artístico de Juan Rulfo.

Juan Rulfo - Pagina oficial - Fundacion Juan Rulfo

Tiene bajo su custodia los manuscritos y fotografías originales del autor, cuyo estudio, preservación y clasificación lleva a cabo de manera permanente para permitir su mejor consulta y difusión. Participa en actos académicos y culturales vinculados al mejor conocimiento de la obra de Juan Rulfo, que ha sido objeto desde su aparición de una continua atención en el campo de la investigación y el análisis, tanto en México como en el extranjero. Asimismo, organiza y colabora en la realización de exposiciones dedicadas a la creación literaria y fotográfica del autor. Desde el año 2000 se responsabiliza del cuidado de las ediciones de la obra de Juan Rulfo, auspiciando, o acompañado, una serie de publicaciones con estudios de alto nivel sobre la vida y la obra del artista nacido en Jalisco en 1917.

Página siguiente >> Fotos: 'Pedro Páramo' en otras lenguas. Pedro Páramo: Nunca conoceremos a Rulfo, pero tampoco dejaremos de intentarlo. En 1974, en una entrevista en Caracas ante un auditorio lleno de estudiantes, Juan Rulfo dijo: “A Pedro Páramo yo le quité muchas páginas, como unas 100 páginas, pero después ni yo mismo lo entendí”.

Pedro Páramo: Nunca conoceremos a Rulfo, pero tampoco dejaremos de intentarlo

Este año se cumplen seis décadas de la publicación de su obra maestra y el enigma sobre el que bromeaba el genio mexicano, fallecido en 1986, sigue vigente. En Pedro Páramo, 60 años, editado por RM y la Fundación Juan Rulfo, 18 académicos ensayan nuevas perspectivas de análisis sobre un libro tan sucinto como inagotable. Se ha ligado la complejidad de Rulfo a su infancia (huérfano a los diez, enviado por sus abuelos a un internado) o directamente “a un don”, “a un puro milagro”. Pero él dejó dicho, según cita uno de los estudiosos, que lo decisivo en su formación fue tener acceso a la biblioteca del cura de su pueblo, Ireneo Monroy, quien se llevaba libros de las casas con la excusa de ver si estaban permitidos, “pero lo que hacía en realidad era quedarse con ellos”. –No me acuerdo. P. Ruidosas formas de estar callado. Nacida en 1964 en Taumalipas, en la frontera de México con Estados Unidos, Cristina Rivera Garza dice que el norte no es un lugar sino una relación.

Ruidosas formas de estar callado

También hay autores que son una relación, por ejemplo, Juan Rulfo, al que ha consagrado Había mucha neblina o humo o no sé qué (Literatura Random House), una mezcla de ensayo, narración y libro de viajes. La escritora pasó por Madrid para hablar de su particular lectura del autor de Pedro Páramo, uno de esos autores cuya obra, afirma, “no solo cruzan los géneros literarios sino que busca permanecer en el cruce”.

En silencio “En Oaxaca me encontré con un alemán que conocía a Rulfo solo como fotógrafo. En la plática, de repente, se dio cuenta de que también escribió libros. En carretera “No creo que haya una relación directa del tipo: tal persona vive tales cosas y escribe tales otras. Juan rulfo: Hablaba en silencio. Mejor no pensarlo | Columnas | EL PAÍS Semanal Javier Marías Las vidas más curiosas o las historias más tristes sobre algunos escritores se esconden en los catálogos de libreros anticuarios.

juan rulfo: Hablaba en silencio

Cara a cara con Juan Rulfo. "Estoy sentado junto a la alcantarilla aguardando a que salgan las ranas”, así comienza el primer cuento de El llano en llamas (1953), de Juan Rulfo.

Cara a cara con Juan Rulfo

De manera emblemática, un virtuoso del estilo se sirvió de una voz incierta para ese cuento inicial. Un muchacho con una deficiencia mental mira el mundo con inocente extrañeza. Macario, el protagonista, bebe la leche de una mujer y ella le asegura que esa dicha lo convertirá en un demonio. En los ruidos de la naturaleza, él busca una clave para los enigmas del bien y el mal; decide que, cuando se callen los grillos, saldrán las almas. Esa profecía anticipa la novela Pedro Páramo (1955), donde todos los personajes están muertos. La ronda de los fantasmas rulfianos no ha dejado de suceder. En Pedro Páramo, quienes se han librado del dolor de vivir integran un coro de voces sueltas. Tras ‘El llano en llamas’ y ‘Pedro Páramo’, guardó silencio. Rulfo se sirve de un lenguaje deliberadamente austero para recrear la pobreza del campo mexicano.