background preloader

OTROS CLASICOS

Facebook Twitter

14 clásicos infantiles y juveniles (según Marc Soriano y Graciela Montes) “Un clásico es un libro que nunca termina de decir lo que tiene que decir”.Italo Calvino.

14 clásicos infantiles y juveniles (según Marc Soriano y Graciela Montes)

Marc Soriano*– profesor en Filosofía, doctor en L etras, nacido en Francia- orientó sus investigaciones hacia un campo poco trabajado de la cultura: la reflexión sobre la literatura infantil y la literatura popular. Es autor de una monumental obra, la Guide pour la jeunesse, “La literatura para niños y jóvenes. Guía de exploración de sus grandes temas” en castellano, publicada originalmente en su país en 1975 y actualizada veinte años después. En 1995, lo fue en español por primera vez, a través de Ediciones Colihue, con la traducción de la escritora argentina Graciela Montes. El trabajo de ella incluyó también notas, sugerencias de bibliografía complementaria y agregados de fichas. En la sección correspondiente a “Clásicos infantiles y juveniles”, Soriano incorpora sendos listados de “Diez clásicos del repertorio francés” y “Diez clásicos internacionales”.

Graciela Montes Andersen: The Water-Babies, A Fairy Tale for a Land Baby - Wikipedia. "Oh, don't hurt me!

The Water-Babies, A Fairy Tale for a Land Baby - Wikipedia

" cried Tom. "I only want to look at you; you are so handsome. "

ALICIA y CARROLL

Enid Blyton. Enid Mary Blyton Pollock Darrell Waters, nacida Enid Mary Blyton (11 de agosto de 1897 en East Dulwich, Londres, Inglaterra - 28 de noviembre de 1968 en Londres) fue una prolífica escritora inglesa de literatura infantil de más de 600 novelas con su nombre de soltera Enid Blyton y su nombre de casada Mary Pollock.

Enid Blyton

Biografía[editar] Enid Mary Blyton nació el 11 de agosto de 1897 en East Dulwich, Londres, Inglaterra, la hija mayor de Thomas Carey Blyton (1870–1920) y Theresa Mary, nacida Harrison (1874–1969), que tuvieron además dos hijos; Hanly Blyton (1899–1983) y Carey Blyton (1902–1976). Estaba muy unida a su padre, por lo que la afectó mucho que abandonase a su esposa, para irse a vivir con otra mujer. De 1907 a 1915 estudió en la St. Christopher's School en Beckenham, donde fue siempre la primera de su clase. Tras la Primera Guerra Mundial, publicó su primer libro, poético, Murmullos de niño (Child Whispers) en 1922. Escritos[editar] Obras[editar]

Peter Pan y BARRIE

Pippi Långstrump. Inger Nilsson como Pippi Calzaslargas en un sello alemán.

Pippi Långstrump

Pippi Långstrump (Pippi Calzaslargas[1] en España, Pippi Longstocking, Pipi Calzaslargas, Pippi Mediaslargas y ocasionalmente Pepita Mediaslargas en Hispanoamérica) es un personaje literario creado por la escritora sueca Astrid Lindgren. Descripción[editar] Su nombre completo es Pippilotta Viktualia Rullgardina Krusmynta Hija de Efraim Långstrump. Está dotada de una gran fuerza y, reflejando el extraordinario amor de la autora Astrid Lindgren por los animales, posee un caballo a lunares llamado "Pequeño tío" (Lilla gubben, o sea, "Muchachito") y un mono tití llamado "Señor Nilsson".

Clásicos infantiles españoles

MARCO. Versiones mediáticas y teatrales de Cuentos Infantiles. ENDE. PINOCHO. Heidi. Heidi con su abuelo, dibujo de Jessie Willcox Smith, 1922.

Heidi

Heidi es el nombre de un libro infantil de 1880 de la escritora suiza Johanna Spyri. Recibe el nombre del personaje protagonista de la historia, Heidi, una pequeña niña que vive en los Alpes suizos cercanos a la frontera con Austria. Heidi le ha dado fama internacional a Spyri, y es uno de los libros más leídos de la literatura suiza en el mundo. Es un libro lleno de inocencia, donde se resaltan los valores humanos y el amor hacia la naturaleza.

MAGO DE OZ

Los Mumins. EL PRINCIPITO. Por qué leer los clásicos. Digámoslo desde ya, para aclarar opiniones y juicios posteriores que encontrará el lector en esta bitácora.

Por qué leer los clásicos

Como explica José Antonio Millán (1992) a propósito del ensayo que Italo Calvino dedicó al tema, en la actualidad la lectura de los clásicos es objeto de dos planteamientos a menudo excluyentes: o son pura “materia de erudición” y por lo tanto las lecturas escolares deberían prescindir de ellos casi totalmente; o son materia tan interesante y fundamental que, justamente por su valor irremplazable, han de situarse en el centro mismo del sistema, irrigando el árbol de la cultura universal y constituyendo la base de la formación estética e intelectual de las nuevas generaciones.

Sin duda, caben opciones eclécticas e intermedias como las que proponen recientemente Carlos Sylveira (Los clásicos a su debido tiempo) y Pedro C.

Un puente hacia Therabitia