background preloader

Ampliación

Facebook Twitter

La bella y la bestia: del siglo II a.C. hasta hoy - CINEMANÍA. Todavía sin estrenar, la esperada La bella y la bestia ya ha tocado la moral con su promesa incumplida de feminismo.

La bella y la bestia: del siglo II a.C. hasta hoy - CINEMANÍA

Enredadas con la polémica de los pechos que Emma Watson, su protagonista, insinuó en una sesión de fotos de Vanity Fair, ciertas quejas reconocían que el filme de 1991 era bastante moderno para su época –Bella leía y elegía con quién pasar el resto de su vida–, pero lamentaban que, en su remake de carne y hueso, esta “muchacha de lo más extraño” se casase con la Bestia al final de la película. Pasaban por encima, decidiendo una vez más lo que las mujeres deben o no deben hacer, el asunto verdaderamente femenino de esta historia: no, no es que, según Bill Condon, director de la nueva versión así como de las postrimerías de Crepúsculo, Bella inventase en pleno siglo XVIII una especie de lavadora.

Nos referimos a sus autoras. El primer rastro de La bella y la bestia se encuentra en Cupido y Psique, relato del siglo II A.C. Clasificación de cuentos infantiles. Los cuentos populares suelen clasificarse principalmente en dos grandes categorías: La narrativa o ficción popular: puede que tenga en cuenta las creencias populares, pero se trata en todos los casos de relatos respecto de cuya ficción nadie duda.

Clasificación de cuentos infantiles

Así por ejemplo la historia de Baba Yaga fue concebida por una sociedad dispuesta a creer en la existencia de las brujas pero no se presenta en ningún momento como un hecho verídico. Las leyendas: cuentan algo que se cree que ha sucedido, que es histórico, anecdótico, sobrenatural, extraño. Es el primer género el que más interesa a éste trabajo, sin perjuicio de que por lo fronterizo de algunas historias, sea imposible eludir al segundo. Así, dentro de la categoría de la narrativa, encontramos una gran diversidad de sub-clasificaciones. Cuentos de animales: Fábulas y cuentos ejemplares: No son cuentos de animales encantados. HADAS Y DUENDES: En materia de hadas no hay un criterio uniforme. Cuento de hadas. En las culturas donde los demonios y las brujas son percibidos como seres reales, los cuentos de hadas pueden mimetizarse con el género de las leyendas, en el que el contexto es percibido, tanto por el narrador como por los oyentes, como si se tratara de una realidad histórica.

Cuento de hadas

Sin embargo, a diferencia de las leyendas y epopeyas, que tienden a tener referencias superficiales a la religión y a lugares, personas y sucesos reales, este tipo de historias tiene lugar en un período indefinido («Érase una vez», «Había una vez») más que en un instante preciso.[2] Los cuentos de hadas se encuentran ya sea en forma oral o literaria. Intentar detallar con exactitud su desarrollo histórico resulta una labor difícil, puesto que sólo las formas escritas han sido capaces de sobrevivir con el paso del tiempo. Rasgos característicos[editar] El cuento ruso El zarevich Iván, el pájaro de fuego y el lobo gris no contiene hadas, sino un lobo parlante. Evolución del término[editar] La Casa Encantada. Metodología, recursos y ejemplos de buenas prácticas. Historia breve (muy breve) de la literatura infantil. A pesar de que se han mencionado muchas fechas como el inicio de la literatura infantil, aún resulta complicado dar una fecha exacta; autores como Enzo Petrini señalan que fue el napolitano Giovanni Batista Basile quien inició la literatura para niños con su Pentameroneen el siglo XVII; por su parte, Juan Ricardo Nervi nos indica que fue en la Francia del sigloXVIII donde aparece la literatura infantil gracias a la publicación del libro El amigo de los niños .

Historia breve (muy breve) de la literatura infantil

Anne Pellowsky afirma que la literatura infantil no tiene más de dos siglos de antigüedad, y según ella es en el siglo XVIII cuando John Newberry escribió por primera vez un libro para niños que no estaba basado en la tradición oral. Sin embargo, la mayoría de los especialistas coinciden en señalar que fue Charles Perrault en el siglo XVII con susComtes de ma mère l’Oye (Cuentos de Mamá Oca) quién da inicio a la tradición literaria infantil. Años más tarde encontramos las Fábulas Morales de Félix María de Samaniego. Literatura Popular de Tradición Infantil - Martos Núñez, Eloy (1955-)