background preloader

Cuentos e Historias

Facebook Twitter

Untitled. .:Una fábula cada día:. Vivía el gusanillo en la pera más grande del hermoso peral; este, a su vez, no encontraba rival en todo el huerto, perteneciente a Don Oso, el más presumido de los campesinos de la región. – Mirad – decía a sus quisquillosos amigos – a buen seguro no tenéis vosotros peral semejante a este.

.:Una fábula cada día:.

Aunque siempre les gustaba contradecirle, esta vez se vieron obligados a hacer un mohín de disgusto y bajar la cabeza. Era cierto, se trataba del más hermoso peral de la zona y había que reconocerlo. La casa del gusanillo estaba situada en el corazón de la pera. Allí estaba perfectamente resguardada y nada podía afectarla. Tenía todas sus necesidades cubiertas.

Un día de verano, Doña Cerda se pasó por el huerto de Don Oso, y compró a este varios kilos de peras. Fabulas.info - 4/34 - Fábula el cabrito y el lobo Desde el interior de una casa, un cabrito vio pasar a un lobo y empezó a insultarlo, burlándose de él.

fabulas.info - 4/34 -

A lo cual el lobo repuso: —¡Infeliz! No eres tú el que me insultas, sino el si­tio en que te encuentras. Moraleja: Enseña esta fábula que a menudo son la ocasión y el lugar quienes dan la audacia para mostrarse arro­gante con los poderosos. Seguir Leyendo → Fábula la viuda y las criadas Una viuda muy laboriosa tenía unas jóvenes criadas a las que despertaba por la noche al canto del gallo para empezar el trabajo. Seguir Leyendo → Fábula la mujer y la gallina Una mujer viuda tenía una gallina que le ponía un huevo todos los días. Seguir Leyendo → Fabula la bruja Una bruja tenía como profesión vender encantamien­tos y fórmulas para aplacar la cólera de los dioses; no le faltaban clientes y ganaba de este modo la vida.

Seguir Leyendo → Fábula el anciano y la muerte Un día un anciano, después de cortar leña, la car­gó a su espalda. Seguir Leyendo → Fábulas de Esopo - 393 Fábulas con moralejas y ebook gratuito - El lobo y el carnero. Un pastor de ovejas estaba muy triste porque se le murió su perro, le echaba de menos, porque además de ser muy valiente y un matador de lobos, era muy querido.

El lobo y el carnero

El pastor estaba lamentándose de dicha perdida sentado en una roca, cuando se le acercó un carnero soberbio que le dijo: Amo, si me cortas los cuernos y me vistes con la piel del perro que se ha muerto, yo espantare a los lobos fingiendo ser el perro. El pastor hizo caso al carnero soberbio, le cortó los cuernos y le vistió con la piel del perro, y lo puso a cuidar a las ovejas. Cuando los lobos venían a por las ovejas, el carnero los ahuyentaba, pues los lobos creían que era el perro que se había muerto. Pero un día, apareció un lobo muy hambriento, cogió a una oveja y se largó, viendo esto el carnero disfrazado de perro, corrió tras el lobo, pero al pasar por unos matorrales, se le cayó la piel del perro que llevaba encima, y quedo al descubierto. El lobo viendo esto, le digo: ¿Qué eres? Fabulas Cortas. Los sueños de una lechera (Fábula corta) ® Chiquipedia. Había una vez una joven, hija de un granjero que iba al pueblo a vender leche, y mientras trasladaba la vasija llena de leche, planificaba su futuro. – Cuando termine de vender toda la leche, invertiré el dinero en trescientos huevos.

Los sueños de una lechera (Fábula corta) ® Chiquipedia

De estos una parte no va a nacer, pero de seguro que al menos 200 pollo tendré. Cada pollo podrá ser vendido a precios altos ya que para la época para la que estén listos los precios en el mercado habrán subido. Si logro esto tendré el dinero necesario para comprarme un vestido de fiesta muy bello con el que podré asistir causando sensación. Al asistir a los bailes tan hermosa lograré que todos los jóvenes me pretendan, pudiendo yo valorar a cada uno de los presentes. De repente tropezó con una piedra y cayó al suelo junto con el recipiente de leche el cual se derramó completamente, destruyéndose también cada uno de los planes que había hecho.

Moraleja: No debes desear tener una fortuna mayor pues nada de lo que tengas te parecerá suficiente.